Y tú, ¿Para qué blogeas?

Cuando empecé mi blog, atravesaba por varios momentos un poco difíciles: tenía un trabajo muy mal remunerado en el cual no se me tomaba en cuenta, vivía en casa de mi mamá con mi esposa e hijo y otras situaciones que llenaban en mí un sentimiento de impotencia terrible. La mayor parte del tiempo vivía quejándome de todo y aburrido, no me divertía y tenía que buscar algo en que distraerme, algo en qué soltar todo ese stress y energía, y como por arte de magia encontré un mundo totalmente desconocido por mí: los blogs.

Mi blog comenzó como mi espacio de desahogo en el cual veía el lado jocoso de las situaciones extrañas que me pasaban, en el cual exponía mi punto de vista, en el cual narraba mis anécdotas y exponía mi lado de escritor frustrado escribiendo versos y algunos que otros cuentos e historias que se me ocurrían. Se convirtió en mi rincón preferido, pero algo aún más interesante comenzó a suceder: mi blog comenzó a ser leído por otras personas.

No recuerdo en qué momento las visitas comenzaron a aumentar, y era tan satisfactorio ver la cantidad de gente que entraba cada día, la cantidad de gente que comentaba y me dejaba mensajes y enviaban correos electrónicos. En ese momento comenzó a volverse un poquito complicado, pues quería seguir escribiendo para atraer más gente, y ahí comencé un equilibrio entre lo que me gustaba escribir y lo que a la gente le gustaba leer.

Hoy, mi vida es un poco más complicada, ha mejorado mucho en el sentido personal, laboral y económico, pero tengo tantos compromisos que casi no tengo tiempo libre, y el poco que tengo prácticamente no quiero hacer nada. No tengo tiempo de recordar qué anécdota contar, ni inspiración para escribir un verso, ni imaginación para escribir un cuento.

Lo que más me duele, es que ya no tengo tiempo de leer cada mundo que hay en los blogs que solía leer, y cuando tengo un poco de tiempo veo que tengo más de 300 posts sin leer y eso de verdad que me baja la nota. Casi ni tengo tiempo para blogs, y en realidad no sé si tomarme unas vacaciones a ver si la musa llega nuevamente o retirarme de éste negocio, aunque no creo que tome la segunda opción pero varias veces lo he pensado.

Mientras, un par de días de descanso no vendrían nada mal, y volveré a escribir algo cuando así lo sienta, cuando vuelva el deseo de volar entre mis sueños, cuando tenga el tiempo de buscar en mi imaginación aquella luz azul que me hacía olvidar todo por un buen rato y adentrarme en el mundo de las letras, cuando vuelva a recuperar el sentido de mi blog.

Fantasías

Pareciera que voy a hablar de aquella formación de imágenes mentales que nuestra mente genera a necesidad de nuestros deseos, o de algún experimento sexual que no hemos hecho y que siempre anhelamos e imaginamos, pero no, no me refiero a este tipo de fantasía, mas bien voy a hablar de “Las Fantasías”.

A principio de los 90 habían por lo menos dos en cada barrio, y Las Fantasías eran para mí mi suplidor particular creativo para hacer tareas del colegio, ya que allí solía encontrar desde cartulinas, ega, UHU, escarchas, masilla, tempera y en siendo chucherías para poder a trabajar la imaginación cada vez que le pedían a uno que tenia que exponer una clase y llevar algún soporte gráfico.

Las caracterizaba ese olor a plástico, ese olor a hule con el caliente del sol entrando en la vitrina de cristal que se encontraba en la galería de la casa, porque en mi vida vi una que tuviera local propio, siempre estaban en la marquesina de una casa.

Allí también se podían encontrar juguetes, pelotas, cosas de plástico, cintas y pedrerías que usaban las mujeres en sus manualidades, y muchas cosas más que ahora mismo no me acuerdo; pero lo que más se vendían allí eran los artículos auxiliares escolares que mencioné anteriormente.

Ya están en extinción, poco a poco están desapareciendo. Ya no se explota la creatividad haciendo figuras en cartulina, pegando trozos de papel y de periódico; ahora se explota la habilidad tecnológica para hacer presentaciones en Power Point y presentarlas en un proyector.

Regla del Matrimonio No. 28

Si notamos algo extraño en su comportamiento, y cuando les preguntamos “¿Te pasa algo?” y la respuesta que obtenemos es “No me pasa nada”, actuaremos como si realmente nada estuviese pasando aunque por experiencia sabemos que algo ocurre, apréndanse eso. Si tienes cualquier cosa o algo te molesta, ve directo al grano y dilo sin tratar indirectas, mensajes ocultos, insinuaciones, señales de humo o algo parecido porque los hombres no agarramos esas bainas.

Espere por la siguiente regla…

Relacionado: Reglas del Matrimonio

Volver Atras

De vez en cuando es bueno volver atrás, recordar cómo era todo antes, cuando era limpio, cuando todo era sincero, cuando todo era básico. Añoro esos momentos en que la felicidad dependía de algo tan sencillo, de algo tan básico.

No recuerdo en qué momento todo comenzó a complicarse, pero creo que las responsabilidades y las ambiciones hacen cambiar a auno. A veces quisiera volver atrás y poder cambiar algunas cosas, pero luego pienso que las cosas cómo están ahora es producto de cómo sucedieron, así que no hay que cambiarlas, es algo bastante complicado.

Todo ocurre con un fin, soy de los que cree en el destino y que las cosas ocurren de una manera por una razón, pero a veces me gustaría haber contradecido el destino y para ver como serían las cosas, pero las cosas estan bien así, así que no pienso mas, estan perfectas.

No traten de entender ésto, al igual como dice Santuario no fue escrito con el fin de ser entendido, lo escribí una noche cualquiera en que pensaba mil cosas y pensaba en nada a la vez.

Pregunta de un Amigo

En las cumbres de “Primeras Damas” de Latino América que se celebran, ¿Participa Néstor Kirchner, esposo de la actual Presidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner?, ésta interrogante me surgió ésta mañana mientras me lavaba los dientes, y me gustaría que alguien me la respondiera.

Yo y Mi Música

¿Qué me ha mantenido ocupado en éstos días?, aparte de todo el cúmulo de trabajo, cansancio y unos 3 nuevos proyectos que me acaban de asignar; he dejado por unos días la pasión del blog para dedicarme a otra gran pasión: mi librería de música.

Yo solía tener mi librería de música bien organizada de la siguiente manera: dentro de la carpeta “My Music” tenía 3 folders, uno llamado “Full Albums” el cual contenia organizado en carpetas producciones completas de artistas y grupos; una carpeta llamada “Spanish Music” la cual contenía canciones en español que no estaban contenidas en ninguna de las producciones (por ejemplo, una canción que me gusta de un artista pero no tengo la producción completa), y a la vez ésta carpeta estaba sub-dividida en carpetas según el género; y por último otro folder llamado “English Music” con las características del anterior pero con canciones en inglés.

De esta manera la música estaba organizada en producciones completas, luego por idioma y por último por género. Pero el asunto es que yo soy tan quisquilloso, maniático y organizado con la música que no me conformé con tenerla debidamente organizada en folders, también me encargué de editar el ID3 Tag de cada una de ellas con toda la información de la canción: Título Correcto, Artista, Album, Año, Género, Número de Track dentro del Album, Compositor y Cantante Original. Esto me tomó bastante tiempo, pues en ocasiones tenía que Googlear para conseguir la carátula trasera de la producción de cada canción (normalmente esa información está en la parte de atrás) y las que no localizaba tenia que buscarmelas, por eso perdía a veces hasta 10 minutos en encontrar la información completa de una sola canción.

Luego, no me bastó con buscar toda la información de una canción, cuando me regalaron mi iPod Photo y descubrí que a cada canción se le podía colocar la carátula, me dediqué a buscar todas las caratulas de las producciones de todas las canciones que tengo y eso fue otro show: encontrar una imagen de digital de buena calidad, cambiarle el tamaño a todas a un size específico para que todas se vean igual, y retocar en photoshop aquellas que solamente conseguía de alguien que las escaneó horrible. Esto fué lo que me llevó más tiempo, pero puedo decir que tengo un 97% de las carátulas de las producciones de mis canciones, desde el último CD de Madonna, hasta de producciones de los 80 de Alex Bueno, Bonny Cepeda y Aramis Camilo (no me pregunten cómo las conseguí).

Luego de tener todo organizado e importar toda mi librería a iTunes, me tocó organizar Playlists y ponerle rating a mis canciones, algo que es una ventaja en iTunes pues te permite crear Playlist automáticos bajo ciertos criterios y parámetros y éstos se van actualizando de manera automática cuando cada canción cumple ese criterio (por ejemplo, que tenga un Rating de más de 3 estrellas, o que se haya tocado más de 15 veces, etc.)

El asunto es que después de invertir como año y medio en organizar todo ésto, cuando se me jodió el disco duro toda esa baina se fué a pique, a mi por poco me da un yeyo. Googleando, encontré que toda la información de la librería de iTunes se guarda en el iPod, y como mi iPod era de 60GB y tenía toda mi música metida allí, conseguí un programa que lograba sacarte toda la música del iPod junto con la información de la librería: playlist, ratings, playcounts y todo; pero solamente tenía un inconveniente, es que todas las canciones solamente las exportaba con el nombre (yo solia tener artista, produccion y nombre de la cancion en el nombre del archivo), y para colmo el programa te exportaba todas las canciones en una sola carpeta.

Así que todo este tiempo me la he pasado nuevamente colocandole el nombre correcto a todas las canciones, volver a organizarlas en todas las carpetas como estaban y luego ir canción por canción en la librería del iTunes y especificarles a cada una su nueva ubicación, en vez de importarlas todas nuevamente de un tiro para no perder los ratings, playlist y todo lo antes mencionado.

Antes de ayer, luego de tardar unos 6 meses terminé por fin de organizar nuevamente las 8,965 canciones, dentro de las cuales hay 540 producciones completas para un total de 43.31GB y 25 días, 5 horas, 12 minutos y 44 segundos de música continua ininterrumpudas. ¿Qué estoy loco? si, lo sé, pero que le puedo hacer, no puedo vivir sin toda mi música perfectamente documentada y organizada.

Para colmo, luego de terminar de organizar mi música, se me jode el iPod (no hay felcidad completa, pero no se preocupen, hice copia de la librería completa en 3 sitios diferenes), así que no puedo disfrutarla por completo, pero estoy en proceso de comprarme otro, solo que no me decido por el modelo, me gusta el Touch pero es muy caro, y en mi caso me interesa más la capacidad que la calidad.

El Encuentro

Finalmente, ésta es la última parte del viaje a NY, el gran motivo del viaje, la reunión de los brothers. Ya dije algo en la introducción, pero voy a realizar un recuento del encuentro. El miércoles y jueves planeamos todo de improviso para salir el viernes, y para ser rápido planeamos todo el calendario de maravilla: yo salía el viernes en la tarde a miami; en miami me encontraba con mi hermano Emilio, vería a mis sobrinos y mi cuñana por unos 30 minutos y luego ambos tomaríamos el mismo vuelo a NY para juntarnos con nuestros otros dos hermanos Manuel y Samir, para llegar justamente a la media noche, una hora después que Manuel sale del trabajo, tiempo suficiente para él llegar a la casa, cambiarse y salir a buscarnos.

Mejor no podía quedar, pero me olvide de un detalle, se trataba de mí y mi negra suerte quien viajaría. Todo comenzó a dañarse cuando se canceló mi vuelo a Miami, AA me ubicó de inmediato en otro vuelo que salía a la misma hora con vuelo directo al destino final, NY, lo que ellos veían como una ventaja, pero no para mí pues ya no podía juntarme con mi hermano en Miami; pero na, lo coji suave y pensé que el objetivo es juntarnos allá así que me monté en mi vuelo.

Al ir en un vuelo directo, llegué unas 3 horas antes a NY, a la hora en que supuestamente saldría de Miami, así que luego de pasar por el acostumbrado y riguroso chequeo de migración en el cual me sacan en un cuarto aparte para confirmar que no soy el terrorista que andan buscando hace mas de 10 años, y luego de pasa por el cheque de aduanas en el cual me abrieron la maleta y por poco llaman a homeland security al ver que tenia paqueticos cuadrados envueltos de papel aluminio (eran Arepta); me ubico en una silla para ponerme a ver una película, pues tenía que esperar a la media noche a que Manuel saliera del trabajo y que Emilio llegara de Miami. Minutos después, llama Emilio para informar que su vuelo se retrasó 3 horas y que llegaría a las 3AM en vez de las 12l; ahí se agrió la noche.

Como ya no teniamos que esperar a la media noche, Manuel llegó unos minutos antes al JFK para buscarme, ir a la casa, luego a cenar y después buscar a Emilio; ya los planes de salir a discotequear en la noche se nos barajaron. Veo a Samir a quien tenía unos 3 años que no veía, y le di tremendo abrazo de emoción, y luego otro a Manuel a quien tenia un año y par de meses que no veía.

Cuando nos estamos montando en el carro, llama Emilio que consiguió otro vuelo llegando a la 1 por Newark, asi que del JFK arrancamos para NJ y llegamos justamente él aterrizando. Fue tremendo viaje, pero por lo menos ganamos dos horas. Al llegar, lo vemos al rato y por fin nos juntamos los 4 luego de 8 años de no estar juntos loas 4 al mismo tiempo, la última vez que lo estuvimos fue cuando murió mi Papá.

Nada, esa noche arrancamos para una discoteca que se llama Jubilee que está en Queens, y pasamos tremendo buen rato y nos reimos mucho recordando anécdotas de cuando éramos más chicos. Esta era mi primera experiencia de compartir full con todos mis hermanos luego de adulto, pero en éste viaje me di cuenta de algo: para mis hermanos siempre seré el hermanito más chiquito, no me verán nunca como un adulto, a pesar de que soy independiente, tengo gamilia y un hijo.

¿La experiencia?, inolvidable, institucionalizamos hacer esa juntadera por lo menos una vez por año, pues aunque somos bien unidos y nos mantenemos siempre en comunicación por teléfono, email y messenger, no hay nada como compartir cara a cara.