Todo Lo Que Tiene Un Principio…

Llega un momento en la vida en la que nos detenemos a pensar, miramos hacia atrás y vemos lo que éramos y las cosas que hicimos, vemos ahora lo que somos y las cosas que hacemos, y todo esto nos servirá para ver la persona en la que nos estamos convirtiendo, y qué debemos hacer para terminar de forjar a esa persona.

Gracias a Dios, para mi llegó ese momento. Antes creía que la vida era un poco injusta, pensaba que me había esforzado mucho y no recibía una remuneración que vaya acorde a mi esfuerzo. Así fue que nació éste blog, una forma de desahogo, de contar mis anécdotas, mi travesía por la vida hacia el camino de mis sueños.

Durante los últimos meses he ido cediendo el tiempo del blog con el pretexto de que tengo mucho trabajo y casi no tengo tiempo, que la musa se ha ido de vacaciones y que estoy esperando que llegue, pero la verdad me estaba engañando a mi mismo: Ya Demetrix contó todas sus anécdotas, ya contó todas sus ocurrencias, ya completó su etapa.

Hace dos años mi vida dio un giro inesperado, pues llegó la oportunidad que tanto andaba buscando. Me he esforzado mucho en éste último año, ese esfuerzo ha traído sus frutos, obviamente tengo mucho más trabajo y responsabilidades que a principio de año, pero estoy feliz porque estoy haciendo lo que me gusta.

Yo he crecido mucho, he evolucionado bastante a través de éste blog, me estoy convirtiendo en la persona que quería ser y cada uno de ustedes han cooperado con éste crecimiento, pero siento que Demetrix ya no es parte de ésta persona, por eso creo que ya es tiempo de dejar ir el blog.

Coincidencialmente días atrás Wilson (Karavelita) cerró su blog pero mi decisión es pura coincidencia, este post ya tiene como dos meses esperando a ser publicado; pero no creo que mi dicisión sea tan radical como la de él, escribir es una pasión oculta que he descubierto a través del blog y no creo que la deje tan fácilmente. A lo mejor vuelva a escribir nuevamente, pero tal vez en otro espacio, con otro nombre y de otros intereses, ¿cómo lo sabrán?, pues no sé, a lo mejor divagando por ahí entre blogs puedan encontrarme y tal vez me reconozcan.

Quiero agradecer a todos los hermanos bloggers que conocí a través de éste espacio y que han formado parte del mismo a través del tiempo, los seguiré leyendo en silencio; agradecer a todos aquellos que leen en silencio (la mayoría), gracias por su apoyo silente; a todo aquel que no fue tan amable al comentar, aunque no lo crean pude sacar críticas constructivas de sus comentarios; a todos, simplemente gracias.

Así, como el título de la secuela que dio fin a la trilogía que en parte dio nombre a este blog (suena complicado, pero así mismo es): Todo lo que tiene un principio, tiene un final; este blog ha llegado a su final.

Hasta pronto…

Regla del Matrimonio No. 32

  • Ama a tu Mujer: No des por sentado que ella sabe lo que sientes por ella, demuéstraselo cada vez que puedas, no cuesta mucho: una llamada para decir Te Amo, unas  flores en fecha inusual, una salida a la playa de sorpresa para compartir solos, etc..
  • Respétala: Nunca le subas la mano, nunca la humilles, no la maltrates verbalmente, hazla sentir siempre una dama.
  • Escúchala: No trates de comprenderla porque es algo imposible, pero escúchala con atención cuando tenga algo que decirte.
  • Ayúdala: No le dejes toda la carga a ella; trapear, fregar, limpiar, bañar y atender al niño de vez en cuando no te hace menos hombre; por el contrario, te hace abrir los ojos y ver que grande es tu mujer.
  • Comunícate: Si te sientes mal o algo te molesta, díselo de una forma muy sutil, quizás ni sabe que lo que hace te molesta, ni tampoco es adivino para saberlo en cada momento (eso va para ambos).
  • Lugar Sagrado: La habitación y la cama debe ser lugar sagrado para ambos, traten de no discutir allí ni tampoco acostarse molestos. En caso de no llegar a una reconciliación inmediata, nadie tiene por qué dormir fuera de la cama, les aseguro que antes del amanecer ya habrán resuelto sus diferencias.

Todas reglas del matrimonio escritas en éste blog surgieron para mostrar el lado jocoso de las diferencias comunes de las parejas, muchas han hecho reír pero la idea es tomar el lado positivo y llevarlo a la práctica.

Esta es la última regla…

Relacionado: Reglas del Matrimonio