Beso Con Sabor a Pizza

Me llevaba increíblemente bien con ésta chica, podía hablar de todo con ella, pero en dos meses de relación todavía no me atrevía a darle un beso, y sinceramente aún no sé cómo ella aguantó tanto tiempo y no terminó conmigo por lento.

Era la noche de un sábado, y estábamos comiendo pizza en la sala de su casa nosotros solos; comenzamos a comer, luego ella me da un pedazo de su piza en la boca, y yo hago lo mismo. Luego de que le doy de mi pizza, no pude resistir ver su boca carnosa y brillosa, así que simplemente me incliné y besé sus tiernos y calientes labios.

Luego de hacerlo me retiré, pero ella me besó a mí, y estuvimos jugueteando por un buen rato. Al final de la noche cuando llegué a mi casa, quedé toda la noche con un el cálido y rico sabor de pizza que tenían sus labios.