Regla del Matrimonio No. 33

En un matrimonio es muy importante el diálogo entre las parejas para mantener la comunicación. Las parejas deben de sentarse a de manera calmada y amistosa a discutir las cosas que consideran que su pareja debe cambiar o mejorar y que les molesta. Cuando esto sucede debes de tener en cuenta lo siguiente:

Las críticas que ella te diga debes de escucharlas y aceptarlas con madurez, de lo contrario serás un infantil que nunca quiso salir de las faldas de Mamá.

Las críticas que tú le digas tendrán contenido ofensivo que van a herir sus sentimientos, y serán un atentado contra el dialogo y la comunicación de la relación. Por eso, cuando llegue tu turno dices que simplemente no tienes nada que decir, y le dices a su hermana o a su amiga que le diga que le digan lo que te molesta (claro, como si fuesen ellas que se percataron) ya que las esposas siempre escuchan a terceros, aunque nosotros le decimos exactamente lo mismo.

De esta manera, te ahorras el mal rato, el drama y las 3 noches de abstinencia por “desconsiderado”.

Estamos de vuelta con las Reglas, mantente sintonizado. Espere por la siguiente regla…

Relacionado: Reglas del Matrimonio

Nostalgia

  • Los bizcochos que mami horneaba en cada cumpleaños
  • Caminar por el club con mi papá
  • Las tardes de domingos en casa de papá miguel
  • Jugar la latica a las 5:45 de la tarde justo después de que la luz se fuera
  • La ciudad vista desde una guagua ruta 44, de esas que tardaban 3 horas en llegar desde los 3 brazos hasta el parque independencia
  • Jugar al matao, con una pelota de volley ball a medio llenar, o la plaquita con una pelota hecha de medias enrolladas
  • Los bizcochos redondos, esos que le sobresalían el borde y tenían mermelada de piña en el centro
  • Los memelos, despegados con un cuchillo de la bandeja, esos que tenían sabor a calle
  • Esperar a las 3 para jugar Super Mario a ver si ésta vez tenía suerte en rescatar a la princesa
  • El amanecer en la playa, cuando se podía dormir en casas de campaña
  • Los días del niño en el colegio, comiendo picaderas con refresco rojo e intercambiando regalos
  • Mirarla a través del salón, pensando cada día la forma en que me iba a declarar, sin saber que nunca iba a hacerlo
  • Sentarme en el banco del parquecito de la cancha de APEC, haciendo horas para la próxima clase
  • Cargarte cuando eras tan pequeñito, cuando me cabías en un solo brazo

Además de éste blog, arranqué con otros dos proyectos. Den una vueltecita por allá, y si les gusta háganlo suyo tal y como hicieron con éste.

El primero es José Martínez / Blog en el cual trataré temas de contenidos diversos, y el segundo es José Martínez / Photo Blog en el cual mostraré la vida a través del lente de mi cámara.