Manual de Tránsito Bajo La Lluvia: Tercer Volumen, El Montao

Muchos piensan que es mucho más fácil desplazarse durante la lluvia cuando se tiene vehículo propio, y en cierto modo lo es pero todo va a depender de las condiciones en que esté tu vehículo. Lo primero es que es conveniente tener aire acondicionado para poder subir todos los vidrios y evitar que se moje el interior de tu carro; si no tienes aire acondicionado, baja los cuatro cristales lo suficiente para que circule el aire y no entre mucha agua, y ten una lanilla a mano para limpiar el cristal delantero ya que es casi seguro que se te empañe y pierdas visibilidad.

Si eres de los que evitas las avenidas principales y prefieres utilizar atajos como yo, debes de saber el comportamiento de éstas rutas alternas en temporada de lluvias y saber cuál calle se vuelve un río urbano y cuál no. Si no estás seguro de que la calle se inunda, ten pendiente un plan b para que utilices una ruta alterna en caso de que tengas que desviarte.

Si tu carro es alérgico al agua, evita los charcos y las calles inundadas, porque es preferible mil veces coger una hora en tapón que quedarte en medio de un charco. Si estás confiado de tu carro y prefieres arriesgarte cruzando una calle o un charco que está un poco profundo, siempre espera a que se vaya un vehículo primero para que veas la profundidad del mismo y por dónde le da el agua al otro carro, y de ahí evalúa si decides continuar o no.

Si te decidiste por meterte en el charco, espera que el vehículo que se fue delante esté más de la mitad o haya cruzado, metete despacio y acelera el carro lo suficiente para poder desplazarte pero que no vaya muy rápido. Bajo ningún concepto dejes de acelerar ni pises el freno mientras estás pasando el charco ya que si el agua sobrepasa el nivel del muffler y dejas de acelerar, puede absorber agua por el escape e inundarte el carro, sobre todo si es de carburador.

Cuando salgas del charco, mantente andando despacio por varios metros y pisa el freno varias veces para que los calientes o los seques. Al estar húmedas las bandas de los frenos, es posible que no te respondan, o si las gomas están muy lizas el vehículo te patine, así que anda con mucha precaución. Si ves a alguien detrás que viene detrás muy rápido, hazte un lado y déjalo pasar ya que si no le responden los frenos puede frenar con tu carro.

Por último, lo más importante es andar con buen abastecimiento de combustible. Nunca andes con menos de un cuarto de tanque, ya que con todos los charcos y calles inundadas el tránsito se pone un poco pesado porque la mayoría toman la misma vía para poder transitar. En éste transcurso no sabes el tiempo que puedes durar en un tapón, o si tienes que devolverte y dar una vuelta bastante grande porque la vía está bloqueada. Créeme, es muy duro tener que salir a pie con un pote lloviendo a buscar una bomba para echar un galón de gasolina.

Es recomendable también andar siempre con minutos disponibles en tu celular para llamar a alguien en caso de que necesites ser auxiliados, y aquellos que poseemos smartphones utilicemos las redes sociales como Twitter y Facebook para informar sobre el tráfico o rutas alternas, cómo está tu zona y ayudar a alguien en caso de que necesite ser auxiliado.

Relacionado: Manual de Tránsito Bajo La Lluvia

2 pensamientos en “Manual de Tránsito Bajo La Lluvia: Tercer Volumen, El Montao

  1. Pingback: Tweets that mention Manual de Tránsito Bajo La Lluvia: Tercer Volumen, El Montao « Demetrix -- Topsy.com

Los comentarios están cerrados.