Manual de Tránsito Bajo La Lluvia: Tercer Volumen, El Montao

Muchos piensan que es mucho más fácil desplazarse durante la lluvia cuando se tiene vehículo propio, y en cierto modo lo es pero todo va a depender de las condiciones en que esté tu vehículo. Lo primero es que es conveniente tener aire acondicionado para poder subir todos los vidrios y evitar que se moje el interior de tu carro; si no tienes aire acondicionado, cialis baja los cuatro cristales lo suficiente para que circule el aire y no entre mucha agua, y ten una lanilla a mano para limpiar el cristal delantero ya que es casi seguro que se te empañe y pierdas visibilidad.

Si eres de los que evitas las avenidas principales y prefieres utilizar atajos como yo, debes de saber el comportamiento de éstas rutas alternas en temporada de lluvias y saber cuál calle se vuelve un río urbano y cuál no. Si no estás seguro de que la calle se inunda, ten pendiente un plan b para que utilices una ruta alterna en caso de que tengas que desviarte.

Si tu carro es alérgico al agua, evita los charcos y las calles inundadas, porque es preferible mil veces coger una hora en tapón que quedarte en medio de un charco. Si estás confiado de tu carro y prefieres arriesgarte cruzando una calle o un charco que está un poco profundo, siempre espera a que se vaya un vehículo primero para que veas la profundidad del mismo y por dónde le da el agua al otro carro, y de ahí evalúa si decides continuar o no.

Si te decidiste por meterte en el charco, espera que el vehículo que se fue delante esté más de la mitad o haya cruzado, metete despacio y acelera el carro lo suficiente para poder desplazarte pero que no vaya muy rápido. Bajo ningún concepto dejes de acelerar ni pises el freno mientras estás pasando el charco ya que si el agua sobrepasa el nivel del muffler y dejas de acelerar, puede absorber agua por el escape e inundarte el carro, sobre todo si es de carburador.

Cuando salgas del charco, mantente andando despacio por varios metros y pisa el freno varias veces para que los calientes o los seques. Al estar húmedas las bandas de los frenos, es posible que no te respondan, o si las gomas están muy lizas el vehículo te patine, así que anda con mucha precaución. Si ves a alguien detrás que viene detrás muy rápido, hazte un lado y déjalo pasar ya que si no le responden los frenos puede frenar con tu carro.

Por último, lo más importante es andar con buen abastecimiento de combustible. Nunca andes con menos de un cuarto de tanque, ya que con todos los charcos y calles inundadas el tránsito se pone un poco pesado porque la mayoría toman la misma vía para poder transitar. En éste transcurso no sabes el tiempo que puedes durar en un tapón, o si tienes que devolverte y dar una vuelta bastante grande porque la vía está bloqueada. Créeme, es muy duro tener que salir a pie con un pote lloviendo a buscar una bomba para echar un galón de gasolina.

Es recomendable también andar siempre con minutos disponibles en tu celular para llamar a alguien en caso de que necesites ser auxiliados, y aquellos que poseemos smartphones utilicemos las redes sociales como Twitter y Facebook para informar sobre el tráfico o rutas alternas, cómo está tu zona y ayudar a alguien en caso de que necesite ser auxiliado.

Relacionado: Manual de Tránsito Bajo La Lluvia

Manual de Tránsito Bajo La Lluvia: Segundo Volumen, El Motorista

Andar en un motor es bastante singular en épocas de lluvia, ya que andar en motor o andar a pie es lo mismo, aunque un poco peor según mi consideración ya que aunque te desplaces más rápido, hay pocas opciones de cómo cubrirte. Una opción es pararte bajo un puente seco o un lugar donde puedas cubrirte hasta que pase la lluvia o ingeniártelas para poder transportarte.

Lo primero es que tienes que conseguir un pedazo de cartón seco y adaptárselo a la parte trasera del motor para que el agua y el sucio que levanta la rueda trasera no te ensucie la espalda, dejándote una sola raya de sucio tal cual fuera un zorrillo.

Lo ideal sería que te pudieras conseguir un traje impermeable para que no te mojes tu vestimenta, pero como la mayoría simplemente no se lo puede comprar, una opción es comprarte una o dos fundas de basura grande que se utiliza para echar la basura del jardín. En la parte del fondo le haces un hueco en el centro para meter la cabeza, y le haces dos huecos en los lados para poder sacar las manos; con la otra funda puedes abrirle el fondo para cubrirte de la cintura para abajo y voilá!, tienes un traje impermeable desechable.

Al igual que el peatón, anda con tu par de fundas para ponértelas en los pies para que no se te moje el calzado. De la misma manera que haces tus malabares para meterte entre los carros a 150km/h, utiliza tu equilibrio para subir los pies y manejar mientras cruzas un charco para que no se te mojen los pies.

Otros consejos que tengan los pueden dejar en los comentarios, esperen la tercera y última versión.

Relacionado: Manual de Tránsito Bajo La Lluvia

Manual de Tránsito Bajo La Lluvia: Primer Volumen, El Peatón

Los constantes aguaceros que han caído durante las últimas 3 semanas, me ha hecho recordar lo difícil que es ser un peatón en éstas condiciones. Aprendiendo de algunas experiencias pasadas, y viendo la creatividad de muchos peatones transitando en época de lluvia, me he animado a escribir unos cuantos consejos a tomar en cuenta al transportarse en ésta media isla bajo éstas extremas condiciones.

Lo primero es que en estos días nunca dejes un paraguas, siempre llévalo contigo aunque veas que vagamente salga el sol en las mañanas si no quieres que te pase lo que me pasó a mí; puedes considerar que es una carga, pero créeme que dejará de serlo si te encuentras con tremendo aguacero. Las mujeres prefieren llevar sombrillas, sobre todo esas miniaturas que pueden meter en la cartera y como un transformer se abren cuando la aprietas un botón, pero éstas pueden ser poco funcionales cuando hay mucha brisa, se puede voltear dejándote vulnerable.

Usa ropa oscura, nada de ropa blanca o crema. Regularmente cuando caminas puedes salpicarte los pantalones, y los charcos usualmente tienen tierra o lodo que pueden ensuciarte y con la ropa oscura se disimula más; y créeme que salpicarte es lo mejor que puede pasarte porque en el peor de los casos un gracioso puede pasar en un carro a mil por horas justo en frente de un charco y darte un segundo baño de agua sucia.

Las mujeres, de por Dios, no anden en zapatillas lloviendo porque eso y nada es lo mismo. Si necesitas llevar zapatillas en tu trabajo, ponte unos tenis o zapatos cerrados para transportarte y lleva las zapatillas en la cartera y te la pones cuando llegues. Los hombres por igual, llévate una mochila y pon tus zapatos dentro, y no está demás llevarte una segunda camisa por si en el trayecto se te ensucia.

Por último, siempre anda con un par de fundas ya que te puede sacar de aprietos. A las mujeres les puede cubrir la cabeza para no perder la inversión que hizo en el salón, y a las mujeres y hombres les puede servir para cubrir sus pies o zapatos en caso de que necesariamente tengan que cruzar por un lugar que esté inundado.

Otros consejos que tengan los pueden dejar en los comentarios, esperen la segunda versión.

Relacionado: Manual de Tránsito Bajo La Lluvia