Empapado en la Oficina

Todos los lunes a las 8:00 am tengo reunión de Staff con todos los ejecutivos de la empresa en donde laboro para fines de rendir cuentas de las operaciones de la semana anterior, y los objetivos para la semana que comienza. Aunque mi vestimenta de trabajo es formal todo el tiempo, trato de ponerme la mejor pinta para los lunes para estar a la altura de la reunión.

Antes de salir de la casa acostumbro a beberme una taza de café antes del desayuno mientras leo el periódico. Como tengo que salir tempranos los lunes, en varias ocasiones no me alcanza el tiempo para beberme mi taza de café tranquilo y con calma, así que opto por llevarme mi café en un vaso térmico y bebérmelo tranquilo mientras voy de camino al trabajo, ayer fue uno de esos días.

Llegando al trabajo mientras manejo y terminando de beberme el café, caigo en un hoyo y me hecho la mitad del café arriba de la camisa y una parte en el pantalón. El pantalón no me preocupó tanto porque al ser un poco oscuro no se notaba mucho, pero tenía tremenda mancha de café en mi camisa azul claro.

No entré en pánico, por suerte había llegado unos 20 minutos antes, así que voy directo al baño, me quito la camisa y humedezco la parte manchada y le paso suavemente con la mano el jabón líquido, y afortunadamente se va la mancha de café. Pongo la camisa bajo la llave y la abro para sacar el jabón, y en ese preciso momento habían encendido la bomba de agua y con la presión que salió disparada se me mojó la mitad de la camisa, literalmente.

Por segunda vez, no entré en pánico, por suerte hay un secador de manos en el baño, así que procedí a darle calor a la camisa empapada. Como el secador de manos se apaga automáticamente a los 30 o 45 segundos, le había dado ya unas 3 veces y mi camisa ya comenzaba a secarse de un lado. De repente el secador se apaga, le doy varias veces y nada, lo golpeo, y nada, el maldito simplemente dejó de funcionar.

Llamo rápidamente a la casa para ver si me podían traer otra camisa, pero mi esposa ya llegaba tarde para el trabajo. Entonces me miré al espejo, me vi en camisilla con mi camisa empapada de agua en una mano, el secador sin funcionar y a 10 minutos de comenzar mi reunión, y entonces entré en pánico.

No sé cómo me llegó a la mente, pero recordé una escena de la película En Busca de la Felicidad (si no la han visto, véala, es una joya); no la recuerdo con exactitud, pero creo que el personaje de Will Smith estaba pintando su casa, estaba con la ropa y cuerpo sucio de pintura y recordó que tenía una entrevista de trabajo y llegaba tarde, y arrancó para la misma así mismo como estaba. Al llegar, respiró hondo y entró como si nada con su ropa sucia de pintura a un salón lleno de ejecutivos que estaban trajeados.

De la misma manera, respiré hondo y me puse mi corbata y camisa que estaba medio seca por delante y mojada por detrás, al ser una camisa de color claro se notaba bastante que estaba mojada. Abrí lentamente la puerta del baño con la intención de salir sin que nadie me viera y ponerme la chaqueta (usualmente no la uso dentro de la oficina, nadie aquí lo hace, solamente la usamos cuando vamos a reuniones fuera), pero al salir del baño al primero que me encuentro es a mi jefe.

Al verme mi jefe, pensé que ya estaba jodido así que no le di mente y fui derecho al salón de reuniones con mi camisa mojada y entré como si nada. Saludé a todo al mundo, me senté y a los varios minutos yo mismo inicié la reunión. Como nadie preguntó, yo tampoco dije nada así que me olvidé de la camisa y a la mitad de la mañana ya se había secado y ni cuenta me había dado.

No bien desempolvé el blog y en menos de una semana ya tengo material para contar. Espero que me siga llegando nuevo material, pero carajo, que sea de otra manera!

Cosas Que Solamente Se Ven en los Barrios

Yo que me crié en un barrio siempre cialis 20mg me acostumbré a ver muchas cosas que para mí eran comunes, pero ahora que vivo en un ensanche la cosa es distinta pues casi no se ve de nada, solamente las casas y todo el mundo está en sus asuntos y no hay esa interacción como se ve en los barrios.

Camino a mi casa desde el trabajo, normalmente atravieso un barrio como atajo y al atravesarlo vi algo que hace siglos no veía, y de ahí me puse a recordar de las cosas que se ven únicamente o con más frecuencia en los barrios. Lo que ví fue el primer punto, sé que hay más cosas que ésta, así que sientanse libres de completar en los comentarios:

  • Rifas: Una doña con un juego de cubiertos o un juego de sábanas, una hoja de los cuadernos de espiral con 100 números y un bolígrafo bic de los transparente sin tapa; se pasea por el barrio rifando números para el artículo en cuestión en combinación con la lotería nacional. Si el número que sale en primera no se jugó se agachapa los cuartos o procede a rifar desde cero.
  • El Machante: Vendedor ambulante con todo tipo de verduras y frutas, va en un triciclo con la parte delantera bien adaptada para cargar toda su mercancía. Nunca va montado en el triciclo, va caminando empujándolo y todas sus clientas son “Machantas”
  • El Pollero: Normalmente tiene su puesto al frente o al lado del colmado de la esquina, con una olla hecha de una lata de aceite con agua hirviendo en una hornilla hecha de un aro de hierro de carro. Tu seleccionas el pollo que tu quieres el cual todavía está vivo, en cuestión de segundos lo decocota, lo mete en la olla, lo despluma y te lo vende picadito. Como nada se desperdicia, guarda las cabezas de los pollos que las compran regularmente los que tienen gatos para dárselas de almuerzo.
  • La Modista o El Sastre: Siempre hay sastre o una modista que vive remachando nuestra ropa vieja, ajustando aquellos rebotes que nos llegan o haciendo esos vestidos y ropas especiales para cumpleaños, bodas, bautizos o primera comunión.
  • El Amolador: Su trabajo consiste en afilar cuchillos y machetes que ya están botos para que puedan se reutilizados, es muy característico por su forma de anunciarse.
  • El Brillador de Calderos: Es un señor que recoge todos los calderos que ya están negros de tanto ponerlos en el fogón, curiosamente los pone al fuego con carbón y luego los brilla, dejándolo como nuevo.
  • La Fritura: Frente al colmado no puede faltar un puesto de fritura o empanada para que los tigueres que están bebiendo hagan zapata para el alcohol
  • Boca Negra: Es el perro que usualmente está junto a la fritura jociando a ver si le dan algo, y es característico por no tener vergüenza porque los palos y pedradas que le han dado para que se valla han sido tantos, que al final el dueño de la fritura termina adoptándolo.
  • Helados en Fundita: Generalmente son de batata con coco y siempre es una doña que los vende, generalmente a través de una puerta o ventana que da para la cocina.
  • Pulpería o Ventorrillo: No entra en la categoría de colmado, mayormente es bien pequeño y hecho de madera y venden en su mayoría viveres, verduras y cosas que podemos comprar en los mercados.
  • Mantequilla Suelta: Vienen en lata y te venden de dos pesos en adelante.  Se sirve con una cuchara de madera y te la entregan en un pedazo de papel marron de colmado. Si no te vas directo para la casa, la amntequilla traspasa el papel y se te cae.

Historia de Taxi

Por mi condición de tímido, acostumbré desde muy joven a no interactuar mucho con personas que no tengo confianza a menos que sea necesario, más porque no sé de qué temas hablar con esa persona que por estar de odioso.

Por ésta razón, cada vez que me monto en un taxi lo hago con los audífonos puestos y mi iPod a todo volumen para forzar al taxista a no interactuar conmigo, pero en éste país eso es imposible ya que en un trayecto de 20 minutos el taxista te cuenta toda su vida más la mitad de lo que se ha encontrado en su largo trayecto como taxista; y Dios te libre de encontrarte con uno a que le hayan pegado los cuernos porque ahí la tanda es larga y el camino también.

En mi último viaje a la ciudad de Guatemala, me tocó un taxista de mi casa al aeropuerto que me contó una anécdota un poco graciosa. A él le toco recoger a un tipo, el cual pasó de camino a recoger a una muchacha que había conocido la noche anterior en una discoteca. Lo que la muchacha no sabía es que antes de pasarla a recoger a ella, el tipo le había dado instrucciones al taxista de que la ruta era San Isidro derecho rumbo a la ciudad del niño (a.k.a. Las Cabañas).

Durante todo el trayecto ellos iban en chulería (aún no sé cómo dos personas pueden estar con un chulimameo delante de otra), y al llegar a la susodicha cabaña, la jeva arma un arboroto mencionando que qué clase de mujer él se cree que es ella, que ella no es una cualquiera (cabe destacar que estaban en chuleo durante todo el camino, y ella viendo para dónde iban, aparte de que la conoció la noche anterior).

El tipo se guayó y tuvieron que devolverse por el show que armó la susodicha. El asunto está en que el taxista los dejó en una plaza comercial, y a las 3 horas el mismo muchacho llamó al taxista para que los pasara a buscar nuevamente, que ahora es ella que quiere ir para la cabaña. Toda ésta historia fue contada mientras yo iba con un audífono escuchando música, y con el otro en la mano escuchando al taxista que comenzó a hablar solo y lo estuve escuchando para no pasar por descortés.

La verdad es que historia de taxis hay miles, tendré que ponerme a rebuscar entre mi cabeza aquellas que sin duda alguna vale la pena contar para compartirla con ustedes.

Noche de Bodas

Esa noche estabas más preciosa que nunca, te veías tan radiante en ese vestido blanco con el toque de coqueta que te caracteriza. Entre saludos y tanta gente aprovechamos el momento indicado para mirarnos a los ojos y dejar que nuestras miradas transmitieran la pasión que nuestros cuerpos no podían expresar en ese momento.

No pude aguantar mis ganas, antes de que terminara la recepción te llevé al baño sin que nadie nos viera para acariciarte. Sabías que no era el lugar ni el momento adecuado, pero tus deseos de poseerme pudieron más que tu razón. Sin dudarlo dos veces, subí tu vestido y te bajé la lencería que muy bien seleccionaste para la de bodas. Te hice mía, una vez más nuestros cuerpos y nuestros deseos volvieron a ser uno solo.

Luego de la excitación, rápidamente te arreglaste el vestido y te acomodaste el pelo, yo me abotoné y arreglé mi camisa y corbata. Nos dimos un último y apasionado beso antes de salir. Lo hiciste primero como habíamos acordado, yo minutos después para no llamar la atención; luego me senté en la mesa a degustar una última copa de vino, tú fuiste a pasar la noche de bodas con tu nuevo esposo.

La Reunión

Estaba yo dentro de un tapón de esos de los que no avanzan ni un centímetro, estaba desesperado por llegar a la oficina, mi jefe me había programado una reunión para las 9:00 AM y ya estaba tarde. Me encontraba en la fila del centro, a 5 http://www.feathouston.org/canada-cialis-online vehículos de una intersección que estaba despejada. Si lograba por lo menos llegar a la intersección podía conseguir un atajo para llegar rápido a la oficina.

Cuando los vehículos comienzan a movilizarse, pongo mi direccional para cambiar de carril, pero el Peugeot 406 que está a mi derecha acelera de una vez de una manera agresiva y tocando la bocina. Pude visualizar una dama al volante que no tenía intención de cederme el paso. Entre discusiones y señas con los cristales arriba, estuvimos forcejeando por varios minutos para ver si lograba trancarle el paso.

Finalmente, logré trancarla a la mala, ella no podía mover su vehículo. Logré mi objetivo, pero no tanto por meterme a la fuerza, sino por hacerle la maldad al tener ella la mala fe de no darme el paso. Una vez teniendo su vehículo trancado, esperé unos 60 segundos parado mientras ella tocaba la bocina desesperadamente. Luego, bajé mi cristal y le saqué el dedo mientras aceleraba para que vaya a joder a su madre.

Llegué unos 10 minutos tarde a la oficina, pero llegué. Antes de entrar, primero voy al baño a lavarme la cara para quitarme el sudor que cogí del pique con la bendita mujer esa, luego a la cocina a tomarme un buen vaso de agua mientras me calmaba por unos minutos para estar lúcido. Me dirijo hacia el salón de conferencias, y mi jefe de una vez me introduce me presenta la VP de negocios del nuevo cliente, era una cuenta que él tenía un año tratando de conseguir.

Esta reunión era la decisiva para ganar el contrato, y realmente lo fue, sobre todo porque la VP era la mujer del Peugeot.

Guionista de Novela

Ahora que los guionistas de las series norteamericanas están en huelga, me puse a pensar qué tan difícil seria escribir un guion para una serie, y definitivamente llegué a la conclusión de que yo no doy para eso, pues los guionistas tienen que tener tremenda creatividad sobre todo cuando un actor renuncia o lo sacan de una serie y tiene que ingeniárselas para sacar de circulación al personaje.

Seguí pensando en la misma línea, y me pregunté qué clase de guion podría yo escribir, y determiné que podría escribir un guion de novela para ganarme unos chelitos extras. Todavía no he definido bien todos los personajes ni las clases de eventos que irán enlazando todos los sucesos de la trama, pero por lo menos tengo definido lo que será la trama central y comienza de ésta manera:

Una pareja de esposos jóvenes herederos de un gran imperio económico, salen de vacaciones con su única hija de tan solo 3 meses de nacida. Durante el viaje, la familia tiene un accidente y muere quedando como única sobreviviente la niña, la cual es rescatada por una pareja de esposos bien pobres que no pudieron tener hijos. Al no encontrar a la niña en la escena del crimen la dan por muerta, pero los abuelos siempre mantendrán la esperanza de que su única heredera se haya mantenido con vida.

La niña crece como una persona común y corriente dentro de una familia bien humilde. Ella nunca pudo estudiar porque desde pequeña tuvo que trabajar para ayudar a mantener la familia, pero tiene bien claro los valores que le han inculcado sus padres de crianza. Los padres mueren a causa de una extraña enfermedad, no sin antes revelarle a la niña que no es hija de ellos y entregarle una caja que contiene todos los recortes de periódicos relacionados al accidente en el cual la encontraron.

La joven se dispone a buscar a su abuelo que queda con vida, y llega justamente a tiempo para que éste pueda reconocerla y dejarle todo antes de morir. En este proceso, conoce al protagonista de la novela, que no es más que un hombre interesado en todas las empresas que ella acaba de heredar, así que se mete en amores con ella haciéndole creer que está enamorado para casarse y tomar posesión de la herencia.

Resulta y viene al caso, que mientras esto sucede, el protagonista se enamora de la inocencia de la joven, pero alguien le cuenta a ella del plan que éste tenía y ella no le cree y sale corriendo herida y con el corazón destrozado. Ella busca un sitio en donde pasar la noche, en ese sitio ocurre una explosión pero ella logra escapar, aunque todos la dan por muerta, exceptuando la persona de confianza del abuelo que logra encontrarla.

Esta persona de confianza la recoge, le da clases, la educa, la vuelve refinada y le da un cambio radical para que se vea totalmente diferente (la peina y le pone maquillaje, y nadie la reconoce). La joven vuelve a ser su reaparición, esta vez ya no es inocente, es mala y viene haciéndose pasar por otra persona con el objetivo de vengarse de todos los que la humillaron cuando era pobre, y de volver a recuperar la herencia que le dejó su abuelo.

El protagonista se enamora de ella, sin saber que es la humilde muchacha que creía muerta, luego se da cuenta de que es ella y le cuenta toda la verdad. La muchacha le cree y lo perdona, vuelven a enamorarse y la novela terminará justamente en la ceremonia de la boda de ambos por la iglesia.

Estoy convencido de que éste guión es súper original y único, no creo que a otra persona se le haya ocurrido escribir algo igual para una telenovela. ¿Ustedes qué creen?

El Amor, Segun el Reino Animal

En muchas ocasiones, tenemos perspectivas erradas de lo que será nuestra vida en determinada situación. Casi siempre planificamos, o más bien pensamos en cómo serán nuestras vidas en determinado tiempo, pero la verdadera realidad es que el día a día y las diferentes situaciones son las que dirán realmente como serán nuestras vidas.

En esta ocasión me voy a enfocar en un caso muy particular, y es cómo cambian las vidas de las parejas desde el noviazgo hasta el matrimonio. Cuando una pareja está en lo que se llama, según el reino animal, época de apareamiento; el hombre hace gala de sus dotes de conquistador:

  • Siempre lleva un presente a la dama, o regala rosas sin ninguna ocasión especial.
  • Es muy caballero, se para cuando llega la dama, siempre le abre la puerta y ayuda a acomodarla cuando ella se sienta.
  • Le recuerda constantemente lo bella que está.
  • Le promete cosas inalcanzables, como prueba de lo que sería capaz por su amor (la luna, las estrellas, etc.).
  • Escribe cartas.

Mientras, la mujer también hace gala de sus estrategias para atrapar al macho:

  • Siempre se mantiene bien arreglada.
  • Nunca se deja ver desarreglada, ni sin ir al salón.
  • Prepara constantemente manjares y comidas afrodisíacas para el macho.
  • Siempre se mantiene complaciente, y accede a todas las sugerencias del macho.
  • Ningún regalo material importa, lo que vale es la intención y haberla tomado en cuenta.

Al ver esto en el noviazgo, uno piensa que la vida juntos será siempre de ensueño y color de rosa, pero al transcurrir el tiempo y haber concretado el ritual de la unión matrimonial, algunas de estas cosas cambian, como por ejemplo para el macho:

  • Casi nunca se acuerda de comprarle algo a la mujer, y si se recuerda de alguna fecha especial hay que jugar la fecha en combinación con palé porque de seguro se saca ese día.
  • Con el tiempo se cree de que la pareja es como una prima cercana, así que nada de abrir puertas ni nada de eso. He visto casos en que las han dejado trancadas sin querer en el carro.
  • Le recuerdan constantemente que existe un lugar llamado Salón de Belleza.
  • Si la mujer quiere algo, le pregunta que si ha perdido el juicio, que como cree que va a conseguir eso.
  • No se recuerda de escribir, solamente usa el teclado y es para el trabajo.

Pero también las mujeres tienen su cuota:

  • Siempre se mantienen en tubis, en rolos, en bata larga y con mascarilla de aguacate, miel y avena.
  • Casi nunca se dejan ver arreglada, a menos que haya un evento social que así lo amerite.
  • Si el hombre tiene suerte, le puede preparar un moro de gandules con pollo.
  • Nunca está conforme, y siempre lleva la contraria a todo lo que propone el marido.
  • Ay de ti si no te apareces con un regalo caro el día de cumpleaños de ella.

Quizás he exagerado un poco, o tal vez quizás no, el hecho es que la cuando se convive las cosas son un poquito diferente. El kit del asunto está en mantener un equilibrio entre lo que se era antes y lo que se es ahora.

Nota: Todo lo relatado en este post no tiene absolutamente nada que ver con mi vida matrimonial, está completamente basado en muestras al azar tomadas de relaciones cercanas, para que no vayan promoviendo galletones ni batazos hacia mi persona.

Cómo Pedir la Mano de su Novia

Pedir la mano en matrimonio de una mujer, es uno de los rituales más antiguos de la sociedad civilizada como la conocemos hoy en día. En algunos países tienes tienes que ofrecer camellos por la novia, en otros los hombres son más afortunados y deben de recibir parte de la fortuna acumulada por el suegro, y en países como el nuestro debes de enfrentarte a todo un duelo en el cual debes de convencer al padre de tu novia que eres el hombre ideal para ella, o más bien el hombre ideal que él soñó para ella.

Imagínate algo: tienes una niña preciosa, la cuidas y la mimas desde pequeñita; pagas buenos cuidados para ella; colegio bilingüe; pagas clases de inglés; te matas como burro para darle buena educación y formación familiar; pagas universidad cara, post grado y maestría; todo eso para que vengas tú sin aspiraciones, con jeans rotos, pelo desgreñado y sólo dándote bonches electrónicos de Caribbean Sun; a llevarte lo más preciado para la vida de ese hombre. ¿Verdad que no es bueno?, entonces debes de tener en cuenta unas cuantas cosas para causar buena impresión.

Lo primero es analizar tu higiene básica personal: revísate bien los dientes, si los tienes amarillentos vete al dentista y hazte una limpieza; recortate el pelo largo; afeitate si tienes barba y trata de usar un buen perfume, pero que tampoco sea muy escandaloso.

Luego, revisa tu vestimenta, trata de llevar camisa y pantalón de tela fina, y unos buenos zapatos, los zapatos dicen mucho acerca de una persona, te dicen de donde vienen y hacia dónde van. ¿Cómo esperas que tu suegro confíe el futuro de su retoño a una persona que lleva unos zapatos viejos ó sucios?. Si andas a pie y por donde vives sabes que se te van a ensuciar, llévatelos en una funda y te los pones una cuadra antes de llegar; pero eso sí, clava bien en algún sitio los otros para que te los puedas llevar cuando salgas.

Para estas situaciones así siempre invitan a uno a cenar, asi que trata de llevar un buen vino para la cena, insiste mucho de que es de una muy buena cosecha; así el suegro se toma unas copitas demás y estará menos agresivo a la hora de que te toque hablar de hombre a hombre con él. También lleva un libro, preferiblemente de sociología y esas cosas, y finge estar leyendo mientras esperas a que tu novia termine de vestirse (ojo, no dures más de 1 minuto por página, y de vez en cuando sonríe ó asiente con la cabeza).

Por fin llega la hora cero, en este momento debes de tener presente lo siguiente de acuerdo a tu situación: si la decisión de matrimonio viene voluntaria de ustedes y no empujada por ningún suceso, prepárate a escuchar un buen rato sobre la historia familiar, cómo llegaron a dónde están ahora y debes de demostrar que amas a tu novia y tienen cómo sostenerse sin pasar trabajo. Ahora bien, si el matrimonio viene por asunto de embarazo, préparate a escuchar historia de la civilizacion, historia de grecia, roma, la biblia, sodoma y gomorra; luego de esto escuchar que eres un inútil, inepto, abusador y violador; luego de esto escuchar la historia familiar y cómo llegaron donde están ahora; luego, debes de demostrar que amas a tu novia, que tienen cómo sustentarse y que no eres un h.d.l.g.p. que va a dejar a su hija y a salir huyendo, si puedes entrega documentación oficial y pasaporte (preferiblemente visado) para dar fe y testimonio de ello.

Luego de todo esto, te darán el permiso, vendrán abrazos, felicitaciones y bendiciones de la madre, felicitaciones y amenazas del padre, gritos de aleluya de los hermanos celebrando que por fin encontró a uno que se la llevara, en fin, todos felices. Si no te dan el permiso, llévatela por la ventana y cásense a escondidas, luego que llegue el nieto toda la atención se centrará en este y lo demás quedará olvidado, créanme.

Guía Para Ser Un Peatón en Santo Domingo

Por más que haya uno progresado, uno no puede olvidar sus orígenes; y es que aunque usted ande en un carro del año, déjeme decirle que usted lleva la marca en la frente aunque intente negarlo. Es verdad, créame, uno lleva como un letrero pintado en la frente que dice “Yo He Cogido Carro Público”, y es que la lucha que cogió uno lo deja marcado de por vida. Si usted se para al lado de un riquito de cuna, verá que a él no puede localizarle esa marca. A continuación explico cómo puede usted pasar por ésta etapa quedando lo menos marcado posible.

Para empezar, antes de salir de su casa debe de encomendarse a Dios, a la Virgen de la Altagracia y a todos los santos, porque andar a pié en éste país no es un cachú. Luego, escuche bien las recomendaciones de meteorología: si anuncian lluvia salga despreocupado, y si anuncian día soleado salga con su paraguas. Hay otra cosa muy importante, si usted no quiere que un chofer le recuerde tempranito en la mañana a su querida madre, trate de andar con dinero en menudo porque pasarle 100 pesos a un chofer para que se cobre es como mentarle la madre.

A la hora de usted salir temprano en la mañana, métase en la cabeza de que todas las guaguas pasan llenas, así que trate de tomar la que esté menos llena para que por lo menos le toque irse en la puerta de entrada del lado de adentro, pues si va colgando de un brazo con medio cuerpo afuera pueden suceder dos cosas: una es que cruce otro guaguero y por intentar rebasar se lo lleve a usted, ó si esto no pasa llegará a su lugar de destino lleno de polvo y con tremendo bajo a humo. Otra cosa es que si usted se monta en una OMSA llena, vaya movilizándose como 4 paradas antes de la suya, para que le dé tiempo de: atravesar toda la guagua, que lo pisen, que lo quemen, que usted queme, que pase por el cobrador y que le den la devuelta justo cuando llegue su parada.

Si usted decide tomar un carro público tenga en cuenta lo siguiente: solamente hay 3 posiciones en las cuales usted tiene menos posibilidades de salir tullío: una es la de la puerta de adelante, y las otras dos son las dos primeras personas que entran detrás (los dos primeros de izquierda a derecha). Si usted se monta adelante entre el chofer y el que va en la puerta, lo primero es que la palanca de emergencia lo va a violar por detrás, y lo segundo es que el chofer se la va a pasar sobándolo(a) cada vez que pase cambio, sobre todo si es usted mujer. De las dos posiciones restantes de atrás, el tercero que se monta siempre tiene echarse para adelante y ponerse de lado sentado únicamente en el borde del asiento, y tendrá que servir de asistente del chofer recolectando los pasajes de todos lo que van detrás y devolviéndole al que pagó con menudo; y el que va en la puerta tendrá que ir medio de lado y con medio cuerpo fuera del carro.

Si usted carga con mochila ó carpeta, lleve doblada allí la camisa ó polo que usted se piensa poner y justo antes de usted llegar ubique un baño, lávese la cara, mójese el pelo y cámbiese la camisa. Este tip es muy importante, sobre todo cuando uno va para la casa de la jeva por primera vez. Hay otro truco para éste caso en específico que ayuda a impresionar a los padres de la novia cuando usted no anda montado: párese en el colmado que está en la esquina antes y pida 5 pesos de hielo y un paquete de servilletas; sóbese lo más que pueda el hielo por la cara y por las manos y luego séquese con las servilletas. Cuando usted llegue y salude tendrá las manos y la cara frías y creerán que usted tiene un carrazo con un aire acondicionado encendio; si le preguntan que dónde dejó el carro, diga que lo dejó más adelante para no obstaculizar la entrada y por si viene visitas puedan parquearse en el frente; con esto último usted gana puntos extras por educado y considerado.

Creo que con éstos consejos usted cogerá tantos trotes, no tendrá cara de lucha que tiene todo el que anda a pié, irá mas relajado y quien sabe si hasta puede encontrar el amor de su vida en una guagua ó en un carro público. Si no me cree, pregúntele a la China.

Javier Vicente También nos cuenta su Historia, muy interesante…