Despertando del Letargo

De vez en cuando, entro a éste espacio simplemente para saber que está ahí, que no se ha movido a ningún lugar, pero hasta hoy no me había dado cuenta de que durante lo que va de año no he escrito ni una sola entrada. A veces entro con ganas de escribir o compartir algo, pero la verdad es que me he dejado envolver en la rutina, en los compromisos, en el trabajo, en el estilo de vida que nos lleva a millón y nos deja poco tiempo para disfrutar.

Muchas veces he entrado con la intención de borrar éste espacio, pensando en que ya ni escribo y por lo tanto nadie pasa por aquí, pero mi esposa me ha convencido de dejarlo abierto porque he invertido mucho tiempo de mi vida escribiendo pensamientos, historias y ocurrencias.

Hoy no sé qué mosca me picó, pero al entrar simplemente me dieron ganas de escribir. No sé cuando escribiré otro post ni sé si habrá otro, pero hoy quise compartir lo que ha estado rondado por mi cabeza desde hace un par de días.

En éstos últimos dos años he invertido mucha energía, tiempo y esfuerzo en tratar de hacer un plan de vida para mí y mi familia, cumpliendo compromisos, tratando de mantener todo encarrilado, exigiéndome mucho para que un día pueda sentarme y disfrutar todos estos logros junto a mi familia.

Recientemente me he dado cuenta de que he perdido el enfoque. Debo seguir trabajando para mi plan de vida, pero de nada vale completarlo si no disfruto hacerlo, sino saboreo cada paso, sino me relajo, si no me detengo un día y me paro a ver el mar simplemente porque quiero, si no soy espontáneo, si no me consiento, si no consiento a mi familia, si no disfrutamos hacerlo todos juntos.

He leído un par de veces ésta frase, y hasta hoy no capto el significado, no recuerdo muy bien como dice pero en esencia lo que quiere dejar dicho es lo siguiente: “La vida es lo que pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes”. Hoy quiero vivir más la vida, no es sencillo debido a que debo de dar un pequeño giro a mi actitud y a mi vida, pero es un objetivo a corto plazo que me voy a trazar.

Hoy quise despertar éste espacio de éste gran letargo simplemente para compartir esto con ustedes, si es que todavía queda alguien rodando por ahí.

Las Preocupaciones

Las personas que somos responsables tenemos, tenemos la tendencia de siempre planear todo y preocuparnos cuando algo no sale como lo esperado, o cuando tenemos algún problema, siempre estamos pensando en la manera de cómo resolver o cómo salir de cierta situación. Y me refiero a las personas responsables, porque un buen grupo de la población dominicana aunque no saben lo que van a comer la semana que viene o no tienen para pagar la mensualidad del colegio, siempre los ves abonados en la esquina bajando romo todos los fines de semana, pero ese es otro tema.

Antes solía preocuparme al punto que a veces me deprimía, pero con el tiempo aprendí a no darle mente a las cosas que no puedo resolver en determinado momento, eso no quiere decir que me vuelva charlatán e irresponsable, simplemente sino lo puedo resolver no me mortifico. Aún así, siempre vivo buscando la manera de cómo resolver y buscar la vuelta sin llegar al punto extremo de la preocupación.

El día que decidí no darle tanta mente a las cosas, fue porque me sucedió algo muy jocoso. Cuando teníamos un solo vehículo, me tocaba dejar a mi esposa en el trabajo y luego dejar a mi hijo en el day care (en ese entonces tenía como dos años y unos cuantos meses). El que tiene hijos puede entender que uno a veces se hace inmune al sonido de ellos y el de los juguetes al punto de no escucharlos, y estaba yo manejando luego de dejar a mi esposa y pensando en algo que tenía que resolver.

No sé si a ustedes les ha pasado, pero como que me fui lejos manejando, estaba consciente de todo mi entorno y todo lo que sucedía, pero como que fue mi subconsciente que me llevó al trabajo. Me estaciono y apago el carro, duro como un minuto terminando de llegar a la conclusión de lo que estaba pensando, y de repente escucho: “Papi, ¿Me vas a llevar a tu trabajo?”

No lo podía creer, se me olvidó por completo que el niño estaba detrás y arranqué con él para el trabajo. Por suerte el Day Care quedaba bien cerca, pero me pasé el camino de regreso riendo como loco, y a partir de ese día decidí en no pensar de problemas mientras estoy manejando. Desde ese momento, cada vez que voy manejando solo subo el radio a todo volumen y voy cantando a todo pulmón, es la manera de sacar de mi cuerpo todo el estrés que acumulo en el día, mucha gente se queda mirándome pensando como que tengo problemas mentales, pero de verdad que no me importa, simplemente lo disfruto.

Nostalgia

  • Los bizcochos que mami horneaba en cada cumpleaños
  • Caminar por el club con mi papá
  • Las tardes de domingos en casa de papá miguel
  • Jugar la latica a las 5:45 de la tarde justo después de que la luz se fuera
  • La ciudad vista desde una guagua ruta 44, de esas que tardaban 3 horas en llegar desde los 3 brazos hasta el parque independencia
  • Jugar al matao, con una pelota de volley ball a medio llenar, o la plaquita con una pelota hecha de medias enrolladas
  • Los bizcochos redondos, esos que le sobresalían el borde y tenían mermelada de piña en el centro
  • Los memelos, despegados con un cuchillo de la bandeja, esos que tenían sabor a calle
  • Esperar a las 3 para jugar Super Mario a ver si ésta vez tenía suerte en rescatar a la princesa
  • El amanecer en la playa, cuando se podía dormir en casas de campaña
  • Los días del niño en el colegio, comiendo picaderas con refresco rojo e intercambiando regalos
  • Mirarla a través del salón, pensando cada día la forma en que me iba a declarar, sin saber que nunca iba a hacerlo
  • Sentarme en el banco del parquecito de la cancha de APEC, haciendo horas para la próxima clase
  • Cargarte cuando eras tan pequeñito, cuando me cabías en un solo brazo

Además de éste blog, arranqué con otros dos proyectos. Den una vueltecita por allá, y si les gusta háganlo suyo tal y como hicieron con éste.

El primero es José Martínez / Blog en el cual trataré temas de contenidos diversos, y el segundo es José Martínez / Photo Blog en el cual mostraré la vida a través del lente de mi cámara.

¿Cuándo la vida se volvió tan complicada?

Este fin de semana que recién termina, fue bastante ajetreado para mí. Como fue fin de semana de cobro, me tocó ir a los diferentes bancos y proveedores de servicios a pagar deudas y responsabilidades, ir de compras, hacer diligencias, priorizar cosas y tomar decisiones económicas. Todas estas cosas se sumaron a varias situaciones personales que tengo que resolver ya que me están afectando.

Al terminar el domingo, sin poder más y hablando con mi esposa solté la pregunta: ¿Cuándo la vida se volvió tan complicada?. La pregunta me surgió pensando en que hace apenas 10 años la vida era mucho más sencilla, la preocupación de aquel entonces era solamente qué carrera estudiar y qué universidad escoger. Hoy todo es responsabilidades, y lo más difícil es tomar las decisiones, pues estas pueden afectar tu futuro inmediato y el de tu familia.

Mi esposa me mira a los ojos y me responde con otra pregunta: ¿Cuándo la vida se volvió tan hermosa?. Su pregunta era para responderme que a pesar de las complicaciones de la vida somos una pareja unida con un hermoso niño, somos jóvenes profesionales con buenos trabajos y con todo el mundo por delante. A nuestra corta edad, estamos logrando cosas que quizás nuestros padres tardaron 10 o 15 años en conseguir.

La verdad es que las mujeres siempre se las traen, son el lado dulce equilibran la vida de responsabilidades que llevamos. Con un simple beso, una mirada, una caricia, con el más mínimo detalle hacen que todo eso y mucho más valga la pena.

Ya No Te Extraño

Al principio de tu partida, solía deprimirme mucho porque me hacías mucha falta, te buscaba en todos lados, todo me recordaba a ti y en muchas ocasiones me sentí culpable por no haber pasado mucho tiempo conmigo, quizá por inmadurez.

Luego de superar el dolor y la pena, la vida se volvió más normal, pero aún así sentía que algo me hacía falta, mi vida no estaba llena, ya no estabas allí para aconsejarme y contarme las fascinantes historias acerca de tu juventud.

Hace unos años formé mi propia familia, tomando como base tus ejemplos y enseñanzas para ponerlas en práctica, y creo que ha resultado bastante bien, creo que a mi corta edad he desarrollado una madurez increíble, seguro que estarías muy orgulloso de mí.

Hoy me siento bastante extraño, porque a pesar de que cada día estás presente en cada una de mis acciones, ya no me hace falta tu presencia física y no me siento culpable por ello. Tal vez sea porque ya te nos fuiste hace 8 años, y pienso que ya es hora de dejarte partir.

Sí, hoy ya hace 8 años, y me bastó tanto tiempo para superarlo, aunque ya varios años atrás creí haberlo hecho ahora es que realmente me doy cuenta que es así. Estés donde estés, espero que estés bien, y quiero que sepas que estarás siempre presente en mí y en todo lo que transmita a mi hijo.

Te Amo

Relacionado: Querido Padre…

Volver Atras

De vez en cuando es bueno volver atrás, recordar cómo era todo antes, cuando era limpio, cuando todo era sincero, cuando todo era básico. Añoro esos momentos en que la felicidad dependía de algo tan sencillo, de algo tan básico.

No recuerdo en qué momento todo comenzó a complicarse, pero creo que las responsabilidades y las ambiciones hacen cambiar a auno. A veces quisiera volver atrás y poder cambiar algunas cosas, pero luego pienso que las cosas cómo están ahora es producto de cómo sucedieron, así que no hay que cambiarlas, es algo bastante complicado.

Todo ocurre con un fin, soy de los que cree en el destino y que las cosas ocurren de una manera por una razón, pero a veces me gustaría haber contradecido el destino y para ver como serían las cosas, pero las cosas estan bien así, así que no pienso mas, estan perfectas.

No traten de entender ésto, al igual como dice Santuario no fue escrito con el fin de ser entendido, lo escribí una noche cualquiera en que pensaba mil cosas y pensaba en nada a la vez.

Anécdotas de Papá Miguel

Papá Miguel era mi abuelo paterno, y cuando vine a tener uso de razón ya estaba bien viejito pues mi papá nació cuando él tenia unos 40 y pico de años, y cuando yo nací mi papá tenia unos 40 y pico también, así que ya estaba bien avanzadito de edad, pero aún así duró el tiempo suficiente para que lo conociera bien.

Papá Miguel siempre vivió en la gran casa paterna, en donde también vivían mis tías y mis primos. Recuerdo bien que cuando me pasaba los fines de semana allá, a veces queríamos ir a comprar dulces pero no teníamos dinero, y como mis primos le pedían dinero a diario, me ponían a mi a que le pidiera un peso, pero todos ellos se ponían un poquito detrás de mi con cara de pena, así que cuando Papá Miguel me daba el peso, tenia que dárselo a todos para ser equitativo.

A la edad de 89 años, sufrió una caída que le fracturó la cadera, y tras una complicada operación de emergencia, Papá tuvo que usar silla de ruedas, pero para nuestra sorpresa, Papá Miguel volvió a caminar a los 95 años con ayuda de un andador. Ya quisiera yo ser del material del cual estaban hechos los viejos de antes. A pesar de sus años, leía el periódico sin dificultad, jugaba quinielas, veía los resultados todos los domingos en el periódico y siempre se sacaba.

Toda la familia siempre se reunía cada vez que él cumplía años, y recuerdo que en su cumpleaños no. 98 a tío Titín le tocó llevar el gran bizcocho, pero el muy maldaoso le compró de las velitas que no se apagan, imagínense ustedes. Papá Miguel sopló la primera, y las velitas se encendieron; sopló la segunda y las velitas encendieron, al tercer intento exclamó: “Que venga otro pendejo a apagar esta baina”.

Su cumpleaños no. 100 fue un gran acontecimiento que se celebró en grande con tremenda fiesta. Cuando mis primos fueron a buscar el bizcocho a la repostería, pidieron un no. 100 para colocarlo encima, y recuerdo que tuvieron que pedirlo varias veces pues no le creían. Aquello fue impresionante, ver las sesiones de fotos de Papá con los 12 hijos que quedaban con vida de los 18, luego foto con todos los nietos, y luego foto con todos los bisnietos, y luego fotos con cada uno de sus hijos con su respectiva familia. Todavía el paradero de esas fotos es secreto de estado, pues nadie se recuerda quién las tomó, yo llegaría a pagar mucho dinero por ellas si las encontrara.

Papá vivió mucho, y murió a la edad de 101 años de causa natural. A veces recuerdo su cara cansada, y pienso en lo mucho que tuvieron que ver sus ojos desde el 1895 al 1996. Ya quisiera yo poder llegar a esos años, pues su papá, mi bisabuelo, murió a los 110, pero ellos no llevaban esta vida de stress, malhumor, trabajo, trasnoche y desarreglos de comida rápida y alcohol que llevamos hoy en día.

Reflexión de Fin de Año

Ya se nos fue el 2007, y paso demasiado rápido diría yo. Los años se nos pasan sin darnos cuenta, es por eso que es mejor aprovecharlo ya que como quiera nos pasan por encima. Yo puedo decir que el 2007 fue muy provechoso para mí ya que crecí mucho laboral y profesionalmente, compramos nuestro primer auto como familia, nos mudamos en un buen apartamento en una buena zona, logramos apuntar a mi hijo en un buen centro de educación y cuidado, y a pesar de todos los problemas hemos podido echar hacia delante; además, logré volver a ponerme en contacto con mi hermana mayor y mi sobrino, relación que estuvo muy fría y distante durante muchos años.

Es bueno siempre mirar las cosas buenas que hemos hecho, pero sobre todo mirar los errores que hemos cometido para aprender de ellos y no volverlos a repetir. Cada año que comienza, es una oportunidad de cerrar un capítulo en nuestras vidas, y nos da la oportunidad de comenzar de nuevo desde cero, esta vez sin errores que cometer. Yo nunca me he propuesto metas para año nuevo, pero como nunca es tarde para empezar, me he propuesto unas cuantas cosas para cumplir en éste nuevo 2008, que dicho sea de paso es un poco ganchoso hacerlo por acá ya que quedará plasmado en el blog y a final de año tendré que rendir cuentas, pero también me veo comprometido a cumplirlas ya que las estaré leyendo todo el año:

  • Me propongo bajar de peso, ponerme en forma e inscribirme en el gimnasio; ya está bueno de vagancia y sedentarismo.
  • Saldaré las deudas para quedarme solamente con el préstamo del carro, y trataré de abonarle a éste para ver si lo puedo pagar antes del plazo.
  • Iré de visita a NY y a Miami, si mis hermanos no pueden venir a visitarme, los visitaré yo a ellos; además aprovecharé para conocer a los hermanos blogueros radicados en ambas ciudades.
  • Me propongo aumentar mis ingresos para el 2008, ya está bueno de sentimientos de culpa cada vez que salgo a cenar a un buen restaurante.
  • Dedicaré más tiempo al blog y escribiré más cuentos y versos.
  • Fortaleceré las relación con mi hermana mayor y mi sobrino.
  • Seré más pro activo.
  • Comenzaré las gestiones para iniciar la maestría a fin del 2008 o principio del 2009.
  • No dejaré que me cojan mas de pendejo por ser buena gente.

Si logro concretar más del 50% estaré satisfecho, considerando que nunca me he propuesto metas, a excepción de cuando me propuse a perder peso, y rebajé 100 libras hace más de 10 años.

Mis deseos para ustedes, es que este nuevo año venga cargado de buenos deseos, bendiciones y sobre todo voluntad para hacer las cosas y energía para disponernos a hacerlas, ya que no vale de nada sentarnos a desear y a pedir sino ponemos de nuestra parte para hacer que se hagan realidad nuestros deseos.

Feliz termino de año 2007, y próspero 2008

De corazón, Demetrix

Si la vida fuera tan fácil como ir a Clases de Ingles

La otra tarde salí bien temprano del trabajo, pues tenia que resolver un asunto del apartamento en donde recién me mudé, y en el trayecto iba pensando en los giros que ha dado mi vida en el último año, y sobre todo en los últimos días en donde me han encargado un proyecto el cual podría reforzar mi vida profesional, y definiría varios aspectos en mi área laboral actual.Todavía yo no tengo nada, apenas soy dueño de unas cuantas deudas, pero aún así tengo otro nivel, status y experiencia en comparación con el año pasado. Todo esto fue logrado en base a esfuerzo, dedicación, responsabilidad, entrega, sacrificios y cansancio; pero puedo decir que ha valido la pena.

Mientras seguía manejando, e iba pensando en el contrato de la energía eléctrica, préstamo de vehículo, leche y pañales del niño, la coordinación de los distintos levantamientos que tengo que hacer la próxima semana, la reunión que tuve que suspender en la tarde, el trabajo que tengo atrasado y encima de los días que tengo sin publicar y sin leer ningún blog; veo a una adolescente que camina bajo el sol con una cara no muy conforme y unos libros de inglés bajo el brazo. Al verla, me transporté a cuando tenía mas o menos su edad y lo bien que era vivir en aquellos días, y pensé: “Si la vida fuera tan fácil como ir a Clases de Ingles”; sólo me quedó recomendarle en silencio a la jovencita que vaya animosa a tomar sus clases y la disfrute, porque luego querrá que su única preocupación sea esa.

Una Vida Plena

Te recomiendo leer primero “Una Vida Sencilla“, si no lo has hecho.

José Antonio se levanta con el sonido de la alarma, se sienta unos segundos en la cama para analizar todo lo que tiene que hacer en el día. Intenta concentrarse, pero Sebastián se le tira encima llenándolo de besos y abrazos, ¿Cómo puede concentrarse uno con tanta ternura tan temprano?, luego de jugar un rato enciende su televisión para ver la misma tortura de todos los días: que si subió la gasolina, que si subió la leche, que si subió el gas, en fin, siempre lo mismo.

Mariela les sirve el desayuno a sus dos hombres, y luego de que terminan salen en su Corolla rumbo al colegio de Sebastián y luego a los trabajos. Cuando llega a la oficina, el jefe le recuerda que en la tarde tienen la reunión con el nuevo inversionista, que debe de tener la presentación y los estados listos y sobre todo hacer un buen trabajo ya que el futuro de la empresa depende de ello.

Revisa su correo electrónico y trata de resolver todo lo que tiene pendiente durante la mañana, no suele concentrarse sabiendo que tiene algo pendiente con sus clientes. Al medio día pasa a buscar a Sebastián por el colegio, y luego a Mariela y van a almorzar a la casa en familia, como de costumbre. Luego de reposar un rato, se baña y se pone el traje y una de las tres camisas finas que se compró para esas reuniones especiales.

En la reunión, justo antes de empezar, José Antonio reflexiona un poco, olvida la presentación que tenía preparada y simplemente le dice al inversionista las razones por la cual él debería invertir su dinero en ellos, y cómo esto sería beneficioso para él. Luego de terminar, y unos 45 segundos de silencio, el inversionista pone una única condición para cerrar el trato: que José Antonio sea el nuevo gerente de la compañía.

En la noche, José Antonio sale a cenar a Adrián Tropical a celebrar con su familia el nuevo ascenso. Luego de llegar a la casa, abre esa botella de vino que le habían regalado en la navidad pasada y que planeaba abrir en una ocasión especial, pensó que el momento era el adecuado.

Antes de dormir, va a la habitación de su hijo y lo observa durmiendo, y no puede evitar derramar unas lágrimas al recordarse del día que le propuso matrimonio a Mariela en la universidad, justamente cuando ella le dijo entre llantos que estaba embarazada, y él la tomó entre sus brazos y le dijo que no había por qué llorar, pues estaban juntos y era lo que importaba.

Para José Antonio y Mariela el comienzo fue bien difícil, han evolucionado mucho desde que andaban a pie y vivían en una casa de una sola habitación, hoy José Antonio es ascendido a Gerente, y con esto viene el comienzo de una exitosa carrera de negocios y un bono válido para el inicial de una casa, la que siempre soñó para su familia. Mira a su pequeño durmiendo y recuerda lo que ha logrado el día de hoy, y piensa que no cambiaría por todos los millones del mundo la satisfacción de haber logrado esto junto a su familia, mucho menos después del sueño tan horroroso que tuvo la noche anterior en la cual llevaba una vida en abundancia, aunque totalmente vacía.