Empapado en la Oficina

Todos los lunes a las 8:00 am tengo reunión de Staff con todos los ejecutivos de la empresa en donde laboro para fines de rendir cuentas de las operaciones de la semana anterior, y los objetivos para la semana que comienza. Aunque mi vestimenta de trabajo es formal todo el tiempo, trato de ponerme la mejor pinta para los lunes para estar a la altura de la reunión.

Antes de salir de la casa acostumbro a beberme una taza de café antes del desayuno mientras leo el periódico. Como tengo que salir tempranos los lunes, en varias ocasiones no me alcanza el tiempo para beberme mi taza de café tranquilo y con calma, así que opto por llevarme mi café en un vaso térmico y bebérmelo tranquilo mientras voy de camino al trabajo, ayer fue uno de esos días.

Llegando al trabajo mientras manejo y terminando de beberme el café, caigo en un hoyo y me hecho la mitad del café arriba de la camisa y una parte en el pantalón. El pantalón no me preocupó tanto porque al ser un poco oscuro no se notaba mucho, pero tenía tremenda mancha de café en mi camisa azul claro.

No entré en pánico, por suerte había llegado unos 20 minutos antes, así que voy directo al baño, me quito la camisa y humedezco la parte manchada y le paso suavemente con la mano el jabón líquido, y afortunadamente se va la mancha de café. Pongo la camisa bajo la llave y la abro para sacar el jabón, y en ese preciso momento habían encendido la bomba de agua y con la presión que salió disparada se me mojó la mitad de la camisa, literalmente.

Por segunda vez, no entré en pánico, por suerte hay un secador de manos en el baño, así que procedí a darle calor a la camisa empapada. Como el secador de manos se apaga automáticamente a los 30 o 45 segundos, le había dado ya unas 3 veces y mi camisa ya comenzaba a secarse de un lado. De repente el secador se apaga, le doy varias veces y nada, lo golpeo, y nada, el maldito simplemente dejó de funcionar.

Llamo rápidamente a la casa para ver si me podían traer otra camisa, pero mi esposa ya llegaba tarde para el trabajo. Entonces me miré al espejo, me vi en camisilla con mi camisa empapada de agua en una mano, el secador sin funcionar y a 10 minutos de comenzar mi reunión, y entonces entré en pánico.

No sé cómo me llegó a la mente, pero recordé una escena de la película En Busca de la Felicidad (si no la han visto, véala, es una joya); no la recuerdo con exactitud, pero creo que el personaje de Will Smith estaba pintando su casa, estaba con la ropa y cuerpo sucio de pintura y recordó que tenía una entrevista de trabajo y llegaba tarde, y arrancó para la misma así mismo como estaba. Al llegar, respiró hondo y entró como si nada con su ropa sucia de pintura a un salón lleno de ejecutivos que estaban trajeados.

De la misma manera, respiré hondo y me puse mi corbata y camisa que estaba medio seca por delante y mojada por detrás, al ser una camisa de color claro se notaba bastante que estaba mojada. Abrí lentamente la puerta del baño con la intención de salir sin que nadie me viera y ponerme la chaqueta (usualmente no la uso dentro de la oficina, nadie aquí lo hace, solamente la usamos cuando vamos a reuniones fuera), pero al salir del baño al primero que me encuentro es a mi jefe.

Al verme mi jefe, pensé que ya estaba jodido así que no le di mente y fui derecho al salón de reuniones con mi camisa mojada y entré como si nada. Saludé a todo al mundo, me senté y a los varios minutos yo mismo inicié la reunión. Como nadie preguntó, yo tampoco dije nada así que me olvidé de la camisa y a la mitad de la mañana ya se había secado y ni cuenta me había dado.

No bien desempolvé el blog y en menos de una semana ya tengo material para contar. Espero que me siga llegando nuevo material, pero carajo, que sea de otra manera!

Las Preocupaciones

Las personas que somos responsables tenemos, tenemos la tendencia de siempre planear todo y preocuparnos cuando algo no sale como lo esperado, o cuando tenemos algún problema, siempre estamos pensando en la manera de cómo resolver o cómo salir de cierta situación. Y me refiero a las personas responsables, porque un buen cialis grupo de la población dominicana aunque no saben lo que van a comer la semana que viene o no tienen para pagar la mensualidad del colegio, siempre los ves abonados en la esquina bajando romo todos los fines de semana, pero ese es otro tema.

Antes solía preocuparme al punto que a veces me deprimía, pero con el tiempo aprendí a no darle mente a las cosas que no puedo resolver en determinado momento, eso no quiere decir que me vuelva charlatán e irresponsable, simplemente sino lo puedo resolver no me mortifico. Aún así, siempre vivo buscando la manera de cómo resolver y buscar la vuelta sin llegar al punto extremo de la preocupación.

El día que decidí no darle tanta mente a las cosas, fue porque me sucedió algo muy jocoso. Cuando teníamos un solo vehículo, me tocaba dejar a mi esposa en el trabajo y luego dejar a mi hijo en el day care (en ese entonces tenía como dos años y unos cuantos meses). El que tiene hijos puede entender que uno a veces se hace inmune al sonido de ellos y el de los juguetes al punto de no escucharlos, y estaba yo manejando luego de dejar a mi esposa y pensando en algo que tenía que resolver.

No sé si a ustedes les ha pasado, pero como que me fui lejos manejando, estaba consciente de todo mi entorno y todo lo que sucedía, pero como que fue mi subconsciente que me llevó al trabajo. Me estaciono y apago el carro, duro como un minuto terminando de llegar a la conclusión de lo que estaba pensando, y de repente escucho: “Papi, ¿Me vas a llevar a tu trabajo?”

No lo podía creer, se me olvidó por completo que el niño estaba detrás y arranqué con él para el trabajo. Por suerte el Day Care quedaba bien cerca, pero me pasé el camino de regreso riendo como loco, y a partir de ese día decidí en no pensar de problemas mientras estoy manejando. Desde ese momento, cada vez que voy manejando solo subo el radio a todo volumen y voy cantando a todo pulmón, es la manera de sacar de mi cuerpo todo el estrés que acumulo en el día, mucha gente se queda mirándome pensando como que tengo problemas mentales, pero de verdad que no me importa, simplemente lo disfruto.

Retrospectiva

Los seres humanos, en su mayoría, nos fijamos diferentes tipos de logros y metas, ya sea en el área personal o laboral. Particularmente yo tengo muchas metas fijadas a nivel personal y de familia, pero primero tenía cumplir mis metas laborales para poder tener cierto nivel adquisitivo que me pudiera ayudar a alcanzar mis metas personales y poder disfrutarlas plenamente.

En eso he estado durante los dos últimos años, y ha sido una travesía increíble llena de experiencias y emociones. El punto está en que siento que mis metas laborables están prácticamente cumplidas, pero mis metas personales aún siento que están tan lejos como dos años atrás, y recién momentos antes de comenzar a escribir éste post me he dado cuenta de que todo éste tiempo he estado equivocado.

Mi error estuvo hacer dependiente una de la otra, cuando lo que tuve que hacer fue irlas trabajando al mismo tiempo. Siempre tuve la mentalidad de que una holgura económica facilitaría mi vida en cierto modo, y aunque no puedo negar que la ha hecho un poco más cómoda, tendemos a crearnos nuevas responsabilidades y necesidades, que podemos bien necesitar (valga la redundancia) pero sin embargo mantiene nuestras preocupaciones y compromisos en un ciclo que se activa cuando creemos que ha concluido.

He tenido la oportunidad de sentarme a pensar un poco en casa, y he decidido ser menos metódico y más espontáneo, sonreír cada vez que tenga la oportunidad, poner atención a los detalles y comenzar a darle espacio a esas pequeñas cosas que van formando mi proyecto de vida, como éste blog por ejemplo.

buy cialis

Cuando el Día No Está Para Ti

Hay días que definitivamente yo no puedo salir de mi casa, y es que la secuencia de sucesos que me ocurren me hacen preguntarme si el día estaba para mí. Actualmente vivo una vida tan ajetreada que no me permite mucho centrarme en los detalles y ni resolver ciertos asuntos simples, por lo que decidí un día tomarme la mañana para hacer con calma unas cuantas diligencias que debieron tomarse no más de 20 minutos cada una.

Comienzo con mi camino a cruzar el puente cuando varias personas comienzan a señalarme el carro, cuando me detengo me percato de que tengo una goma prácticamente vacía. Por suerte había una estación de gasolina cerca, pero tiene de esas bombas de aire que hay que echarle 5 pesos y yo no tenía menudo, ni nadie a 500 metros a la redonda, así que tuve que devolverme casi llegando a mi casa a echarle aire para no tener que fajarme a cambiarla.

De camino nuevamente, decido irme por el puente flotante que cruza el río Ozama porque el tráfico por el puente Duarte estaba bien agresivo, pero me topo con que estaba cerrado, así que tuve que devolverme y dar la vuelta que se le perdió al diablo, para volver a coger el tapón desde cero. A este punto, ya había perdido como una hora y no había llegado a la primera diligencia.

En la primera diligencia teníamos que retirar algo, pero al llegar mi esposa y yo nos percatamos de que dejamos en la casa una documentación original que era necesaria para retirar el asunto, después uno echar mil maldiciones y luego reírse de lo sucedido, no quedó de otra que devolverse para la casa, buscar el documento en cuestión, volver a chuparse el mismo tapón para cruzar el puente y volver para el primer sitio.

Si ven los sucesos aislados cada uno se ve bien pendejo, pero a mí me tomó casi 3 horas llegar a mi primer destino, cuando en ese tiempo yo debí de haber resuelto las 3 diligencias que tenía que hacer y debí haber llegado a mi trabajo. Si yo no hubiese tenido que ir a trabajar luego, no lo hubiese pensado dos veces en devolverme para mi casa y trancarme con llave no vaya a ser cosa de que me estuvieran guardando otra sorpresita por ahí.

cialis online

La Maldición de los Viernes

Normalmente en todas las oficinas, los viernes suelen ser días más flojos, menos estresados y hasta día de baraja en muchos casos, en los que aprovechamos para revisar los correos, organizar nuestro escritorio o nuestros archivo; en fin, un día de relajación. Sí, el viernes suele ser el día más flojo de la semana, menos en mi departamento.

En mi caso, todos los viernes tiene que suceder algo y viernes tras viernes sigue el mismo patrón: un servidor o algún servicio deja de funcionar a las 11:45 am (para jodernos la hora de almuerzo) o a las 4:45 pm (para jodernos la hora de salida). La cosa es tan así, que ya estamos preparados psicológicamente para que no nos tome por sorpresa.

Todos los viernes (o en su mayoría) sucede lo mismo, a excepción del viernes pasado, en el cual para nuestra sorpresa fue increíblemente tranquilo. Pensamos que nos íbamos a ir en blanco, pero desgraciadamente pensamos mal; justo a las 11:45 pm, antes de terminar oficialmente el día, me despiertan con una llamada informándome que hay problemas en la oficina.

En tiempo record me levanto, me cambio y arranco para la oficina, subo los 5 pisos por escalera (los ascensores los apagan de noche) y cuando llego me doy cuenta de que la alimentación de energía que alimenta el rack (justamente esa) estaba fuera de servicio. 3 horas más tarde, luego de probar todo y a punto de resignación, nos dimos cuenta de que el braker que alimenta al inversor se dañó, así que nos guillamos de electricistas y lo cambiamos, a los 30 minutos ya habíamos restablecido todo.

Llego a casa a eso de las 3:30 de la mañana, pero no pude dormir más de dos horas ya que mi mamá me despierta a las 6:00 am diciendo que se sentía mal y quería que la llevara al médico. Gracias a Dios no era nada, era prácticamente un susto, pero la maldición de los viernes se pasó al sábado, ya que en 36 horas solamente había dormido 2.

A partir del próximo viernes, si a las 4:45 pm no ha sucedido nada, voy a dañar algo a propósito para cumplir con la cuota de lucha semanal de los viernes.

Volviendo a la Rutina

En las últimas semanas he tenido mucho trabajo y mucho stress (creo que ya todos lo han notado por mi ausencia), pero en la última semana las cosas iban un poquito más suaves, por lo que por fin me dio tiempo de pasar por algunos blogs y ponerme al día antes de escribir algo. Todo iba de maravilla hasta que ayer se me cae un servidor, el cual tomó unas 6 horas subirlo, debido a que el software aún tenía garantía de soporte y estaba trabajando conjuntamente con una persona de canadá.

Este hecho, me impidió comer temprano, por lo que no fue sino hasta las 6:30 que vine a ver a linda. Voy con mi hijo a comer un rico Hamburger, mi esposa se iba a quedar unas horas más en el trabajo, y de camino a la casa mi hijo se duerme. Después de un día agotador, pensé que iba a descansar com mi hijo durmiendo y solo en la casa, pero me olvidé algo: se trataba de mí; al llegar a la casa el llavín de la puerta se trancó, por lo que tuve que entrarle a martillazos al llavin para desbaratarlo y entrar a la casa, todo esto con mi hijo encima que estaba duermiendo más que una roca.

Luego de dos horas cuando pude entrar, comencé a revisar todos los rincones a ver si había una cámara escondida, porque mínimo era de un programa que me estaban grabando. Sí, estoy volviendo a la rutina de malas rachas, pero de ahora en adelante voy a tratar de no absorber cosas negativas, así que vienen unos cambios en los textos que verán por acá.

Nas, así es la vida. El lunes voy a celebrar con Samir el primer año de “La Otra Nota” en Hard Rock con Nelson Poket y Chana totalmente gratis (a partir de las 7); a ver si despejo un poco toda la presión de trabajo y vuelvo a mi ritmo normal, y retomo de una vez por todas este blog que lo he tenido un poco abandonado. Muchas felicidades Samir, gracias por la invitación y por tomarnos en cuenta a todos los blogueros en tu programa.

Casi Casi

No crean que me he olvidado del todo de mi blog, es que luego de tanta presión de trabajo, llegó un consultor extranjero a realizar un upgrade a un software que adquirimos el año pasado (si, cogí el mismo trote otra vez que la vez aquella), y encima de llegó mi hermano de visita con toda su familia, así que luego de un día completo de stress y juye juye, salir pa casa de mi mama a compartir con mi hermano y con la family, luego de eso bebedera y bonche en la noche para acostarme en la madrugada y tener que levantarme temprano a trabajar y la misma pela.

Por lo menos me pude tomar una semana libre para compartir con mi hermano, pero ni crean que descansé porque todos los días tenia que levantarme temprano a llevar a mi esposa al trabajo. Por lo menos ahora estoy un poquito más relax, así que voy a comenzar a ponerme al día con los correos (si no he contestado a ninguno, ya saben por qué), a ponerme al día con los blogs (mi reader marca que tengo 1,000+ sin leer).

Cuando regresé de vacaciones, me esperaron con un reguero de trabajo acumulado que no he podido poner al día aún, así que mientras me pongo al día con el trabajo y con los blogs, puede que tire alguno que otros post con alguna anécdota que me haya pasado en el último mes.

Así pues, casi casi estoy de vuelta, no me he ido de manera definitiva y para responderle a Cciriacio, éste blog si tiene doliente, jejejeje.

El Día de mi Cumple

Hace casi una semana que no posteo, y todo comenzó el día de mi cumpleaños, cuando terminen éste post comprenderán todo. Todo comenzó con un desayuno de campeones preparado por mi esposa decorado con el motivo de Elmo (estas bainas nada más se les ocurren a mi esposa), luego llamada de mi mama que viene acompañada de las mañanitas y posterior lloradera y sentimentalismos, y luego llamadas de mis hermanos.

Luego postales eléctrónicas, correos de felicitaciones, mensahes en Hi5, comentarios de felicitaciones en el post (muchas gracias a todos) y hasta me dedicaron un post (muchas gracias Tania). Mi día iba de maravilla, pero se me estaba olvidando un dato, y es que se trataba de mi; a las 11 de la mañana hubo un problema eléctrico en el que uno de los servidores fue afectad, y de 5 servidores que tengo tenia que venir a joderse el de base de datos.

Asi que adiós cumpleaños, ese día comí tardísimo, salí tardísimo del trabajo, me pasé todo el fin de semana embromando con eso y no fue hasta ayer que se logró prácticamente restablecer a la normalidad; esa es la causa de mi ausencia en ésta semana en la blogosfera. Pero bueno, lo que me salvó la noche fue que me invitaron a cenar, pero de verdad que pasé un día “muy a lo Demetrix” como dirían algunos, en el que las cosas no pueden simplemente ir bien.

Busy Mode V2.0

Llevo una semana sin escribir, y casi ni me lo creo, pues ha sido el mayor tiempo sin escribir exceptuando cuando decido dar una pausa. ¿La razón?, mucho trabajo, y eso es bueno porque me estoy involucrando en nuevos negocios y proyectos de la empresa en que trabajo.

Tengo más de una semana que no leo ninguno de los blogs y ni siquiera he pensado que publicar en el mio, y es que el único tiempo que tengo es al final del día, y cuando llega ese momento es que puedo compartir con mi hijo, y cuando termino con él termino totalmente exhausto.

Voy a ver si saco un tiempito en el fin de semana para ponerme al día, y escribir unos cuantos posts y tenerlos ahí enlatados para irlos publicando durante la semana, porque escribirlos durante la semana es imposible, bueno, con decirles que este post lo empecé a las 9 de la mañana y son las 11:20 y todavia no lo he terminado cuando solamente tiene unas cuantas ideas.

Bueno, ya saben el por qué he estado ausente, así que les doy las gracias por su paciencia y por las visitas que aún me brindan diariamente aunque no haya actualizado en ésta semana.

Demetrix Surreal Life, Episode 2 – The Abduction

Yo había solicitado un ADSL de Internet dedicado con una velocidad de 2MB, pues estoy implementando algo que requiere velocidad y ancho de banda holgado y constante. Hice la solicitud a una compañía telefónica local que ofrece el servicio, y me aseguraron que en 10 días laborables me estaría funcionado, así que hice mi cronograma y costos de inversión para arrancar en unos 11 o 12 días.

Los días pasaron, y llegaron mas de 15, y ya yo tenia la inversión hecha y todo listo, pero mas de 5 días parados pues aun no me habían instalado el servicio, así que cada día que transcurría, era día que estaba dejando de ganar dinero, mucho dinero.

Después de varios días de pleito, insultos, amenazas de retirar todas nuestras cuentas de la compañía, y hasta de hablar directamente con un VP de la misma, nos envían un técnico a instalar el servicio (da vergüenza el precario servicio al cliente que tiene el país).

Cuando llega el susodicho, resulta que viene con una orden extraviada, me había instalado un ADSL de datos (que no es lo mismo que un ADSL de Internet). En ese preciso instante, con la presión que tenia de mi jefe pues hace varios días que debimos de haber iniciado, y ahora este tipo me salta con esta, a mi me subió una baina, que tuve que sentarme y coger aire para no comérmelo vivo del pique que tenia.

Me dice, que lamentablemente el cumplió con lo que le ordenó su jefe, que el solamente instala, que se tiene que retirar y que hable con mi ejecutivo de cuentas para que cambie la orden (pensé que eso me iba a atrasar como 2 semanas mas, contando lo que tardaron con una simple instalación). Hablo con mi jefe, le comunico la situación, y me dice que cierre la puerta con llave, que no lo deje ir hasta que el servicio no este funcionando.

El técnico tenia que ir a instalar a otro lugar, un banco muy importante y me pidió que lo dejara ir que el no tiene que ver con eso, pero le comuniqué que por ordenes de mi jefe, yo no podía abrirle la puerta hasta que el servicio que yo solicité no estuviese funcionando. Me llama su jefe directo, mi ejecutivo de cuentas, hasta un VP de la empresa para que deje ir al técnico, que por su parte todo había terminado y que ellos resolvían desde allá, a lo que les respondí que hasta que yo no tenga servicio no lo iba a dejar ir, pues por negligencias de ellos, yo estaba perdiendo mucho dinero.

A las 3 horas lograron instalarme el servicio que solicité, pero da pena que tuve que secuestrar a una persona por varias horas para ello. Luego de que entro en producción, a las varias horas el sistema revienta, entre el caos, el pánico y revisando qué es lo que estaba pasando, decido medirle la velocidad al Internet que habían instalado, y resulta que estaba navegando a 512kbps, cuando lo requerido y lo que solicité fueron 2MB. En ese momento, el segundo pique fue tan grande que tuvieron que tomarme la presión.

Tratando de comunicarme con la compañía, me avisan que vaya juyendo para los paneles de electricidad, cuando reviso, los brakers están súper calientes y tuve que tumbarlos todos. En ese momento, respiro hondo, vuelvo a respirar y analizo lo que me ha pasado en las ultimas 4 horas: me instalan un servicio que no pedí, secuestro a una persona para que me den un servicio, el sistema revienta, me están dando una velocidad de 512kbps cuando me están cobrando 2MB, la caja de brakers esta caliente y tengo que tumbar la electricidad del local para que no cause un corto circuito.

Parece una locura, pero en ese momento pensé en el comentario que me dejó Floralba y empecé a mirar como loco a ver si encontraba una cámara, porque de verdad que hay alguien que se esta haciendo de dinero conmigo y no me esta dando mi porcentaje.

Espere el siguiente Capítulo

Relacionado: “Demetrix Surreal Life, La Serie