Back On

Como ustedes se habrán percatado, la semana pasada estuve un poco ausente ya que estuve bastante ocupado con el trabajo. Resulta que donde yo trabajo adquirimos un software por parte de una compañía canadiense, por lo que tuve primero que preparar los servidores y toda la plataforma con los requerimientos que necesitaba el software para funcionar (Preparar Web Server, la base de datos en SQL Server, Work Stations, etc.. para los que llevan anotaciones).

Aparte de eso tuve que servir de edecán al canadiense quien es encargado de operaciones de la compañía a la cual compramos el software, y además era quien estaba instalando y configurando todo; así que tenía que recogerlo en el hotel en la mañana, llevarlo a almorzar a medio día, sacarlo a pasear y regresarlo al hotel en la noche.

Eso si, me di vida en esta semana almorzando fuera y en buenos restaurantes (no podía llevar a almorzar a mi invitado a cualquier sitio), así que cada día probé uno diferente. Con la paseadera no cogí mucha lucha pues el canadiense no bailaba ni bebía, así que me dijo que no le gustaban los bares, que con llevarlo a comprar unos regalos para su familia era suficiente, así que lo lleve al conde y se volvió loco comprando regalos típicos y turísticos.

Le gusto mucho el país, sobre todo las mujeres que hay de todo tipos y de todos los sabores (ta jarto de tantas mujeres blancas con ojos azules, me confesó que si se quedaba una semana más fracasaba); y sobre todo el clima cálido y bueno que hay acá pues cuando se fue dejo en su casa 3 pies de nieve; y ni de hablar de los amistosos y hospitalarios de los dominicanos.

Hay varias cosas que le llamaron mucho la atención, al punto de quedarse sorprendido con la boca abierta. Una de esas cosas fue que vio un carro que iba en el carril derecho doblar inesperadamente a la izquierda en una intersección (para mí eso no es nada, comparado con lo que veo a diario); otra fue ver a un motorista sin casco y manejando con una mano y con la otra hablando por el celular (sigo insistiendo, el no ha visto nada); y por ultimo lo que lo dejo anonadado es ver una tienda de bebidas alcohólicas con Drive Trhu (ahí sí que nos pasamos aquí).

En fin, fue una semana bien agotadora. El viernes para terminar teníamos en la tarde un entrenamiento del software con el personal. El software que adquirimos en un software de triage medico (en español, un software de toma de decisiones inteligente. Con ingresarles tus síntomas es capaz de darte un diagnostico y tratamiento a tu dolencia en 90 segundos), la comida de ese día me había caído como un peñón así que me puse malo en medio del entrenamiento, por lo que a modo de chercha estrenaron el software conmigo a ver si funcionaba. Efectivamente determino la comida me había caído mal, por lo que me despacharon para mi casa (yo nunca me voy en blanco, siempre tiene que pasarme algo). Pero gracias a Dios todo culmino muy bien y ya vuelvo a la normalidad porque este ajetreo me tenía cansado.

Me tomare unos días para ponerme al día con los posts de todos ustedes (creo que hay como unos 300 en total sin leer) así que no se sorprendan si ven un comentario mío en algunos posts que ya son viejos. No puedo terminar este post sin antes felicitar a mi amiga Ginnette que estuvo de cumpleaños el pasado viernes, a mi amigo Billy que está de cumpleaños hoy, y a mi amiga Dashy que tambien estuvo de cumpleaños, y a la cual le pido disculpas por haberme olvidado (es que tuve una semana bien loca); así que muchas felicitaciones y salud para todos, y hay que armar un corito para festejar sus cumpleaños, vamos a ponernos en eso.

13 pensamientos en “Back On

  1. Y así se queja. Bebiendo, comiendo y andando a costa de la empresa. ¡Qué buena vida! Esa es la mejor forma de no tener tiempo.

    Y está bien que aunque sea un día te cayera mal la comida. El estómago de uno no está acostumbrado a eso. 🙂

  2. Es que el burro no esta acostumbrado a comer bizcochitos, jajajaja. Muchacho y tu no necesitabas una traductora? Se come bien a costa de esas visitas, verdad?
    Asi me doy yo vida cuando viene mi jefe de “fuera”. Gracias por las felicitaciones, el coro viene por ahi!!

  3. nada, aqui estamos entonces….oye ese programa me parece interesante, me gustaria probar para saber un sintoma que tengo…

    y nah!

  4. estoy en kille contigo, por lo del cumple mio que no recordaste, pero nada. espero que te mejores pronto si todavia te sientes mal.

  5. jajjajajajaj ese hombre no ha visto nada mi hermano…
    pero nada espero que te pongas en esto ok
    asi que ya sabes, estamos en contacto!!!

    hablamos
    bendiciones saludo a pao y OMARsito!!!

  6. Oyeme una semana comiendo fuera en sitios diferentes, pero ojalá yo.

    Ya me imagino al pobre canadiense sorprendiendose con las cosas que se ven aquí jajaja

  7. “Con ingresarles tus síntomas es capaz de darte un diagnostico y tratamiento a tu dolencia en 90 segundos”

    Se jodieron unos cuantos médicos.

    Lo curioso de todo esto es que el canadiense no se enfermó de la barriga y tú sí.

    Saludos

  8. Ché Demetrix

    Corrigeme si me equivoco, pero si mal no recuerdo, esa no es la primera vez que te pasa algo asi en una reunión de ese tipo.

    ¿No fue mas o menos lo mismo que te pasó en un hotel en el este donde se celebraba algo mas o menos similar?

    Eres incorregible: orgullosamente dominicano. Tenias que enumerar eso entre las cosas sorprendentes que vio el canadiense.

  9. Pingback: Casi Casi « Demetrix.net

Los comentarios están cerrados.