El Encuentro, con Lucía

 Enlace Relacionado: Lucía

Esa noche tuve que hacer malabares para zafármele a los muchachos, pues habían improvisado tremenda chercha con un radio y bebidas, celebrando mí cumple. Les dije que tenía que ir al pueblo a buscar algo, que no tardaba. Llegué puntual, y ahí estaba ella, bien arreglada, con el pelo recogido, una blusa y unos jeans ceñidos al cuerpo. La saludé y le exprese lo contento de que estaba por su presencia. Comenzamos a caminar, y hablamos de todo, de amor, de desamor, de mis sueños de terminar mi carrera, de los de ella de ir a la capital, casarse y tener hijos, y otras cosas cursis que ahora mismo no recuerdo.

Me despedí invitándola a que vaya al otro día a la cabaña donde me estaba quedando, y preguntandole qué me iba a regalar pues era mi cumpleaños, no me creyó y me dijo que si se lo demostraba, me daba un beso. Inmediatamente saqué me cedula y se sorprendió al ver la fecha, pues no me creía. De repente, me sorprendió con un beso cálido y tierno, que duró unos 20 segundos. Yo me quede sin habla, ella me preguntó como llegar a la cabaña, y luego de varios esfuerzos por hablar, logré explicarle cómo llegar.

Al otro día, les metí el cuento a los muchachos de que la resaca me había provocado tremenda diarrea, que se vayan para el río y que no arruinaran el viaje por mí. Dure como 1 hora convenciéndolos, hasta que al fin accedieron. Dos horas después llegó Lucía, y sin saludar me plantó otro beso y luego entro a la casa. Esa mañana nos la pasamos jugueteando, besándonos en cada rincón, explorando nuestros cuerpos y acariciando sus bellos pechos blancos.

Como era un fin de semana de hombres, no se me ocurrió llevar preservativos, así que no me atreví a pasar de tercera base con ella. Antes de que llegaran los muchachos, le dije que se fuera para que no pasara el mal rato de que la encontraran aquí. Acordamos vernos al día siguiente en el parque, esa vez iría preparado para la situación.

Esa misma tarde, en la revisión diaria de buzones de voz de los celulares, llamó el papa de Eddy, diciéndole que su abuelo se había puesto mal. Tuvimos que arrancar de improviso para la capital, el otro día para mi no llegó. No pude avisarle a Lucía que no podía asistir a nuestro encuentro, pasé todo el camino de regreso preocupado pensando en qué pensaría ella de mí, pensará que la dejé plantada sin saber el motivo, tal vez iría a la cabaña y le vería vacía, no se. El asunto no me preocupó mucho, pues simplemente fuimos dos jóvenes iniciando la adultez, que hicieron una gran química y tuvieron una gran aventura, así que después de unas cuantas semanas, ya me había olvidado de eso.

Pasaron 3 años, y sorpresivamente la vi en un súper mercado de la capital. Al principio no la reconocía, pero si era ella, solo que mas refinada, vestida con ropa de moda y por lo que se veía bien cara. Pensé unos segundos en ir a saludarla, pues no sabia como iba a reaccionar, si me iba a pegar, o que cosas me iba a decir por dejarla plantada aquel Domingo en Jarabacoa. Al final me decidí y me le acerqué, la saludé pero no me reconoció; le dije mi nombre, aun así no se acordó; volví y le recordé mi nombre, de aquel fin de semana hace 3 años, pero en eso llegó lo que al parecer era su esposo, y para evitar un mal rato, lo que hice fue retirarme y disculparme pues le había confundido con otra persona.

Estando a cierta distancia, me miró, y pude notar que fue la misma mirada que recibí aquella mañana en ese súper mercado de tercera. ¿Por qué se hizo que no me conocía? Me sentí un poco incomodo, pero no me molesté ser ignorado un publico, pues era de esperarse que tendría razones justificadas. No la he vuelto a ver, quizás el destino no vuelva a jugarme otra coincidencia, por lo menos para darle otra razón.

27 pensamientos en “El Encuentro, con Lucía

  1. Despues de esto no podras volver solo a ningun super, colmado, tienda, clinica, cine ni ningun otro lugar que puedas encontrar a la rosa andante y terminar lo que empesaron, no creo que Paola sea celosa, pero el sentido comun te pondra en jake, suerte.

  2. pana y que tu querias que hiciera, tu te imaginas que tu seas su esposo y el llegue ustedes 2 hablando y ella te presentaria como un amigo que conocio hace 3 años en el campo y tuvieron alguito… y el esposo le dira y entonce?? que quiere el pana??

  3. Tu dice que ere pariguayo y familiares, pero bastante tigueraje carga tu encima. 😀 ayyy! y si no fuera agayu como sería?
    Por cierto, hay situaciones en que es mejor hacerse la loca, para evitarse envíos no necesarios al Contreras. 🙂

  4. Tremendo…

    Dios eso si es una calamidad, que cuando te citaste con ella ahi mismo tenian que coger para la capi. Seguro penso eso mismo que la dejaste como una idiota.
    Y se quiso vengar cuando te vio, o simplemente por el esposo. Quizas era celoso, quien sabe…

  5. Estoy de acuerdo con Rosannita y Nikkei, ella si recordó todo…eso no se olvida, ni porque pasara la guerra del golfo…lo que pasa es que por respeto a su esposo y como fue algo rapido, tenia que salir de ti…nada viejo…eso pasa…
    las oportunidades son calvas y se agarran por los pelos…

  6. Antes de leer que era en Jarabacoa ya me imaginaba era alla la cabaña en la loma con una agradable temperatura.

  7. A lo mejor ella pensó que eso era lo indicado. ¿Qué pasaría luego? ¿Empezarían una amistad? ¿Te explicaría que se casó? O que no quería recordar aquéllo?
    El reconocerte es algo que para mí no valía la pena.
    Me gustaría saber, que buscabas tu con hablarle, o qué harías si hubiese sido otra su reacción.

  8. Ella que aparentemente esta en buena y acompañada, como creias que iba a reaccionar?
    Creo que lo mejor fue eso, que se hiciera la despistada y no causara mayores problemas.
    Tiguerazo!

  9. Muy bueno el relato! Así son las cosas de la vida! Y porque no le cojiste el tel a la jevita?! Ahora no importa, pero la placa de una jeva es muy importante a la hora del rastreo!

    Te cuidas!

  10. Y como pretendias que ella te iba a saludar si el machote andaba por ahi????? Ademas, despues de ese planton, ninguna muchacha que se respete va a andar de sabrosa diciendo, ay si! me acuerdo de ti! Eso fue pa’tumbate los humos como seguro se le quedaron a ella pobrecita esperando en el parque!

  11. Yo sabia q Paola iba a mencionar eso, no la culpo eh!!!

    “(…)de mis sueños de terminar mi carrera, de los de ella de ir a la capital, casarse y tener hijos, (…)”

    por alguna razon eso me molesta, pues yo no pienso en eso, yo pienso en terminar mi carrera y nunca me ha pasado por la mente casarme (excepto en casos especiales)

    Creo q yo hubiera hecho lo mismo q ella, exactamente lo mismo.

  12. “El asunto no me preocupó mucho, pues simplemente fuimos dos jóvenes iniciando la adultez, que hicieron una gran química y tuvieron una gran aventura, así que después de unas cuantas semanas, ya me había olvidado de eso.

    Cosas así no se olvidan de un día para otros, siempre quedan los What ifs… Debiste quedarte en jarabacoa y volver luego a la capital, pero nada, se te fue el tren. Ella no creo que te guarde algún resentimiento, ya que ella seguramente leyó bien el caracter que tenías en aquella epoca. Los pariguayos, en nuestras epocas, andamos siendo con un sello de pariguayo en la frente.

    Te cuidas.

    P.D. Paola como que te aguanta muchas cosas, no me sorprendería si sales en remolacha en una foto enyesado, gracias a unos sendos batazos.

    Saludos

  13. jajajaajaajaj estaba esperando la respuesta de la pao jajajajaj
    bueno men no eras facil, que se sepa ok PAOLA el no ERA facil, era inquieto con todo eso por dentro matandolo, jajajaajj

    Pero nada, me imagino que te habla gustado recordar esos tiempo de ser aun soltero, asi es la vida… todo es una etapa.

    te cuidas
    bye

  14. Lo más seguro es que ella había dado vuelta la página… será del monte pero no estúpida!
    Bien por ella… y qué pensabas tú al acercártele? pedirle disculpas por dejarla encendía?

  15. Paola, vamos a ver si creas tu blog,para que cuentes las maravillosas travesuras que viviste con tus amores de juventud, a ver que siente Demetrix.

    Porque aunque muchos no comparten esta idea de la venganza, muchas veces esta suele ser muy dulce.

    A ti, Demetrix, vuelvo y te repito lo que te he escrito pun par de veces “TIENES UNA MENTE MUY FERTIL”.

    Se cuidan

Los comentarios están cerrados.