Under Water

Hace mucho que no cuento una de las tantas andanzas que tuve con el Accord, y sinceramente hasta falta me hacen, pero estos días de lluvia me hicieron recordar algo curioso que me sucedió. Resulta y viene al caso que cuando estaba en la uni, había una tipa que me gustaba mucho, pero nunca encontraba la manera de acercarme a ella para entablarle una conversación.

Durante varios cuatrimestres traté algún acercamiento ya sea en clases, en la cafetería o si la veía sentada en algún banco para conversar; pero que va, mi timidez y mi inseguridad me impedía tratar cualquier acercamiento por temor al rechazo.

Un día, llovió a cantaros desde temprano, y ya cuando dan las diez y es hora de irme, antes de dirigirme al carro, veo que está a punto de salir con una sombrilla de cartera, que de seguro nada más le taparía la cabeza pues estaba lloviendo con mucha brisa.

Esa fue mi oportunidad, asi que me le acerqué y le pregunté por dónde iba, y me dijo que para la zona oriental, y le contesté que era tremenda casualidad, pues yo también iba en la misma ruta, asi que si no le importaba podía darle un aventón, así que aceptó bastante agradecida.

Durante el trayecto y el tapón que nos encontramos en el elevado conversamos mucho, y habíamos entablado cierto nivel de acercamiento, pero el tenerla cerca y dentro de mi carro me hizo olvidar un detalle: el Accord tenía Sunroof, el desagüe del Sunroof estaba tapado y la goma estaba un poco tostada por el sol; lo que significa que cuando llovía mucho, se acumulaba un poco de agua en el interior de la capota.

Iba muy bien conversando, cuando en la bajada del elevado donde había cierta inclinación me tocó frenar de repente. Con el frenado, y el carro inclinado, toda el agua acumulada en la capota nos cayó encima y era tanta agua fría como si nos hubiesen abierto una ducha dentro del vehículo. Por los nervios y la vergüenza, mi primera impresión fue reírme, pero a ella no le pareció gracioso.

Luego de ahí, sin volver a intercambiar ninguna palabra, la dejé en su casa enchumbada de agua y no muy contenta. Si ella apenas me saludaba ahora ni siquiera me miraba, y otra vez el Accord se había encargado de hacerme pasar otra vergüenza, justamente cuando intento salir con alguien. Desde ese entonces, siempre llevé una toalla en el interior del carro para situaciones como esas.

18 pensamientos en “Under Water

  1. Está cómica esa andada. No creo que llevar una toalla hubiese sido alguna solución si como dices la gente queda enchumbada. Por suerte ya saliste de ese muerto.

    Con la sombrilla se hubiese mojado menos, pero el azar sabe hacer sus cosas.

    Saludos

  2. JAAAAAAAAAAAJAJAJAJAJA, diache no me he aguantado de la risa.
    La verdad es que no se si es que soy ingenua pero no me imaginaba que estas cosas que te pasan a ti le pasen a un ser normal jaajajajjaa.

    Pobrecita, parece que pudo haber sido mejor que ella llegara a pies a su casa.
    Yo creo que yo me hubiera echado a reir tambien contigo para aliviar la tension del asunto jajajaja.

  3. jajajajaja

    mi hermano y la jeva que no queria mojarse el pelo y por eso iba a salir con la sombrillita…jajajajaja

    aunque el carrito te hizo pasar muchas cosas, tambien te saco de muchos lios, como llegar a tiempo a la uni y salir e imprimir el trabajo unos 15 min. antes de entregarlo, q sin al accord hubiese sido imposible.

  4. jajajajajajajjajja, q chistoso la verdad, en mi casa hay una land cruiser 99 q le pasa lo mismo 😛 no me imagino la cara de la muchacha cuando se vio empapada, seguro penso q con su sombrillita talves hubiera llegado mas seca a su casa. ciao!

  5. Hace un tiempo escribí acerca de un compañero de trabajo que le pasó una vergüenza porque al salir en la primera cita ella al ver su auto le dice “¿Y EN ESO ES QUE TU ANDAS?—Así es que tu no eres el único que ha pasado cosas asi.

Los comentarios están cerrados.