Si Tan Solo Pudiera Estar en Tu Lugar

“Si tan solo pudiera estar en tu lugar” es la frase que comúnmente me decía mi madre cuando me enfermaba de niño. Aunque me gustaba mucho que me lo dijera, porque de algún modo uno siente ese amor que tienen los padres hacia uno, realmente no sabía el peso y el significado que tiene esa frase hasta la semana pasada.

Mi hijo siempre ha sido un niño bien fuerte y sano gracias a Dios y casi nunca se ha enfermado, pero la semana pasada estuvo bien enfermito y fue una infección que prácticamente lo tumbó pues duró una semana con fiebre bastante alta. El es tan despierto y tan tremendo que constantemente le digo “Mi hijo, pero sientate por lo menos por una hora” de lo tanto que rinde, pero en esta semana entendí que prefiero mil veces que esté dándome carpetas a que esté acostadito en una cama.

El tratamiento que le indicaron fue bien fuerte, pues eran inyecciones intramusculares de 5cc de Antibióticos, imagínense eso a un niño de 2 años, ya pueden saber cómo estaba yo, queriendo estar recibiendo las inyecciones por él pues el pobre de llegar a emergencias ya entraba en pánico, aquello me partía el alma.

En una de las noches en que estaba prendido en fiebre, estábamos acostaditos en la cama, se me acerca y me abraza el cuello y con una voz débil y temblorosa me dice “papito, ti amo”; eso me emocionó tanto al punto que se me aguaron los ojos de la pena, y en ese momento les juro que hubiese dado lo que sea para poder estar en su lugar.

Gracias a Dios ya está muy bien, y doy gracias nuevamente por ser un niño bien sano, pues aunque dicen que Dios da la fortaleza para afrontar cualquier tipo de situaciones, yo no creo que mi alma resista ver a esa criatura tan indefensa pasar por otra situación igual o peor.

Sorry, Only Platinum

Esta es la historia de un joven que se lesionó la mano, y estando en el trabajo cuando ya no aguantaba dolor, salio a tirarse una radiografia para comprobar que no habia fracturas, y de paso cruzar por el medico a chequearse la mano. Este joven pensó en ir a la clinica que estaba mas cerca de su trabajo, la cual es la Abel González que está en la Lincoln. En el parqueo, de la clinica, el carro mas barato que habia era el corolla de este joven, pues los demas eran mercedes benz, volvo y jeepetas de lujo.

Cuando entra a la clinica, se da cuenta que lo que parece es el lobby de un hotel 5 estrellas, con tantos lujos y tantas comodidades. Se dirige al departamento de Rayos  , en donde le informan que primero tiene que ir a la caja a pagar por la radiografia. Cuando llega a la caja, la señora que estaba allí se hace como que no lo ve, a lo que el joven un poco incomodo le reclama que lo atienda. El joven le pasa la indicacion de la radiografia y su seguro medico, a lo que la señora le responde: “Aquí no trabajamos con eso”, a lo que el joven pregunta confundido “¿Con qué?”, a lo que la señora vuelve y responde: “Con ese plan, debe de tener un plan platinum para poder atenderle”.

Ahi el joven se dio cuenta del por qué le ignoraron al entrar, y es que a simple vista se dieron cuenta de que el no calificaba para ser atendido por ellos, seguramente le vieron en la frente la marca de que ha cogido carro publico alguna vez en su vida, contrario a los otros pacientes que estaban atendiendo allí. El joven molesto, tomó su seguro y salió con la frente en alto, con la decisión de que ellos no merecian que el invirtiera su dinero allí. Asi que se marchó, y buscó otro centro en donde le atendieron.

En la radiografia que se le tomó no salió nada, solamente se lastimo una lesion provocada por un suero mal colocado en la muñeca, para los malpensados que creyeron que el joven se habia lesionado haciendo otra cosa.

Cualquier parecido con la vida real es pura coincidencia 

Out of Service

Esta mañana me lesioné la mano derecha, y tengo un dolor del carajo que ni la puedo mover. Casi no he podido hacer nada, con decirle que tuvieron que ayudarme a bañarme y a cambiarme (la parte mas jevi fue cuando me estaban secando). Creo que voy a tener que a prender a ser zurdo por unos dias, no me daba cuenta de la cantidad de cosas que hago con mi mano derecha, ahora estoy a medias. Mientras lo voy a cojer suave, voy a escribir poco en lo que me vuelvo deologo y voy a comentar muy poco en los demas blogs, aunque no voy a dejar de leerlos.

¿Algun voluntario o voluntaria que vaya digitando todo lo que voy pensando? 😛

Cronica de una Emergencia

Todos los hechos descritos en este post, son hechos reales ocurridos entre las 2:00 PM y 4:30 PM de la tarde del jueves 29 de Marzo del 2007

2:00 PM

No me siento muy bien, me siento muy mareado, me duele la cabeza y tengo tremenda indigestión, le digo a mi esposa que llame a nuestros respectivos trabajos para anunciar que vamos a llegar tarde de almorzar, y que me acompañe a emergencias a que me revise un medico.

2:30 PM

Me ingresan en emergencias, tenia cara de demacrado y de aspecto amarillo. Me ubican en una camilla, me toman la presión y comienzo a explicarle al medico todo lo que siento. Me dice que me nota un poco deshidratado, cierra la cortina y sale sin decir a donde va.

2:33 PM

Llega una enfermera con una bandeja, la cual tenia dos jeringas y un suero. Le pregunto qué es eso, a lo que me responde: “Son 3 puyones, uno en cada nalga y otro en el brazo para la solución”. ¿A quién fue que se le ocurrio que yo fuera a emergencias?

2:35 PM

Mientras me bajaba los pantalones, me di cuenta de algo; trataré de sacar de circulación mis calzoncillos rojo pasión por si se me presenta ir a una emergencia en otra ocasión. Mientras, en el cubiculo de al lado, escucho a una señora ya entrada en edad, quejarse por un dolor que le provocaba una ernia en una vertebra. Me puyan en cada nalga, y me canalizan el suero, ofrezcome!, que baina que pica.

3:02 PM

Ahora entiendo la frase de “Mas lento que un suero de Miel de Abeja”, que baina que dura. Me cambiaron a la doña por una niña que lloraba bastante, al parecer por tenerle miedo a las inyecciones. La niña llora y llora reclamando lo siguiente con llanto y a todo pulmón “Nooo, mami no, que no puyen… me duele, me duele, nooo, no quiero que me puyen la nalga, no quiero que me vean mi nalga, no quiero no quiero”.

3:07 PM

La niña sigue en llanto con un galillo que se oye hasta en el 5to. piso de la clinica, pero mi pena por la niña se convirtió en risa, de toooda la emergencia al escuchar a la madre de la niña lo siguiente: “Oyeme, deja de hacer tanto show pa ponerte una miserable inyeccion. Mejor sera que te calle si no quieres que te entre a galletas aqui mismo, ya son 12 años que tu tienes”. Pensé en ese momento, con esa edad tanto show para ponerse una inyección, pero sin embargo se dejan introducir otras cosas.

3:15 PM

La “niña” accede por fin a ponerse la inyección, con la condicion de que solamente le entren la puntica, que no se lo metan entero; nuevamente no pude contener la risa y lamente no tener la agilidad de tomar el celular para poder grabar esa frase.

4:00 PM

Por fin se esta acabando el suero, me lo quitan y ya me siento mucho mejor, cero nauseas, mareo ni dolor de cabeza. Ahora me refieren donde el Gastro para tratar la indigestion. Disfrute estar casi dos horas, porque por lo menos no estaba con el estres del trabajo, pero lo que mas me gustó, fue recibir la noticia de que no tenia que pagar diferencia, ya que mi seguro cubre el 100% de los gastos.