Anécdotas de Papá Miguel

Papá Miguel era mi abuelo paterno, y cuando vine a tener uso de razón ya estaba bien viejito pues mi papá nació cuando él tenia unos 40 y pico de años, y cuando yo nací mi papá tenia unos 40 y pico también, así que ya estaba bien avanzadito de edad, pero aún así duró el tiempo suficiente para que lo conociera bien.

Papá Miguel siempre vivió en la gran casa paterna, en donde también vivían mis tías y mis primos. Recuerdo bien que cuando me pasaba los fines de semana allá, a veces queríamos ir a comprar dulces pero no teníamos dinero, y como mis primos le pedían dinero a diario, me ponían a mi a que le pidiera un peso, pero todos ellos se ponían un poquito detrás de mi con cara de pena, así que cuando Papá Miguel me daba el peso, tenia que dárselo a todos para ser equitativo.

A la edad de 89 años, sufrió una caída que le fracturó la cadera, y tras una complicada operación de emergencia, Papá tuvo que usar silla de ruedas, pero para nuestra sorpresa, Papá Miguel volvió a caminar a los 95 años con ayuda de un andador. Ya quisiera yo ser del material del cual estaban hechos los viejos de antes. A pesar de sus años, leía el periódico sin dificultad, jugaba quinielas, veía los resultados todos los domingos en el periódico y siempre se sacaba.

Toda la familia siempre se reunía cada vez que él cumplía años, y recuerdo que en su cumpleaños no. 98 a tío Titín le tocó llevar el gran bizcocho, pero el muy maldaoso le compró de las velitas que no se apagan, imagínense ustedes. Papá Miguel sopló la primera, y las velitas se encendieron; sopló la segunda y las velitas encendieron, al tercer intento exclamó: “Que venga otro pendejo a apagar esta baina”.

Su cumpleaños no. 100 fue un gran acontecimiento que se celebró en grande con tremenda fiesta. Cuando mis primos fueron a buscar el bizcocho a la repostería, pidieron un no. 100 para colocarlo encima, y recuerdo que tuvieron que pedirlo varias veces pues no le creían. Aquello fue impresionante, ver las sesiones de fotos de Papá con los 12 hijos que quedaban con vida de los 18, luego foto con todos los nietos, y luego foto con todos los bisnietos, y luego fotos con cada uno de sus hijos con su respectiva familia. Todavía el paradero de esas fotos es secreto de estado, pues nadie se recuerda quién las tomó, yo llegaría a pagar mucho dinero por ellas si las encontrara.

Papá vivió mucho, y murió a la edad de 101 años de causa natural. A veces recuerdo su cara cansada, y pienso en lo mucho que tuvieron que ver sus ojos desde el 1895 al 1996. Ya quisiera yo poder llegar a esos años, pues su papá, mi bisabuelo, murió a los 110, pero ellos no llevaban esta vida de stress, malhumor, trabajo, trasnoche y desarreglos de comida rápida y alcohol que llevamos hoy en día.

Cumpleaños y Nostalgia

Siempre me recuerdo de la fecha de tu cumpleaños, pero para serte sincero no recuerdo mucho qué se hacía ese día, bueno, realmente lo que tengo son las imágenes de las fotografías de la familia celebrando contigo en casa, pero yo estaba muy chiquito para ese entonces. Naciste un 8 de junio, y me atrevo a pensar que el 8 acompañado con el 2 es el número de suerte de nuestra familia, pues tus mellizos nacieron un día 2, tu tercer hijo nació un día 8, tu cuarto hijo nació 28, el primogénito de Emilio nació un 2, y el mío nació un 8 de diciembre, justamente 6 meses antes de tu fecha de cumpleaños.

Sí, en diciembre nació el mío, ¿Quién te iba a decir que el ñoñito que tanto apoyabas tiene un hijo?, pues es que ya yo soy un hombre, y es que tu partida me hizo madurar antes de tiempo. Si tan solo pudiera yo traerte aunque sea por un día para que lo veas, lo abraces y lo mimes. Ah las cosas de la vida, tan loco que eras con los niños (y ellos contigo) y solamente pudiste ver tu primer nieto, que ya se está convirtiendo en todo un hombre.

El único cumpleaños tuyo que recuerdo, fue el único en que te hice un regalo que yo mismo escogí y compré con mi propio dinero, irónicamente fue también tu último cumpleaños. Ese cumpleaños tuvimos que celebrarlo en la clínica, y te llevé una corbata amarilla con la intención de que te la pusieras el día de la boda por la iglesia, que tantos años le habías pedido a mami que hicieran.

Abriste el regalo, no recuerdo mucho tu expresión, pero si se que te gustó mucho y que la ibas a usar. Pero no pudiste, no la usaste, nunca llegó el día de la boda. Te me fuiste antes de tiempo, te me fuiste un mes 8, 2 meses luego de tu cumpleaños; ahora veo que el 8 y el 2 no son tan de suerte; te me fuiste un día 4, te me escapaste de las manos, te fuiste frente a mis ojos.

Hoy ya no estás conmigo, pero yo si estoy contigo, hoy celebro tu cumpleaños con mis recuerdos, con tus cuentos y con tus consejos. Hoy ya no estás, pero tu presencia me acompaña cada día, en cada momento. Hoy te extraño, hoy es tu cumpleaños.

Un abrazo y un tragito de vodka en tu memoria mi viejo, donde quiera que estés.

Todo Sobre Mi Madre

Muy poco he hablado sobre Doña Daisy en este blog, no por descuido, sino porque estaba esperando el momento preciso para hacerlo. Doña Daisy nació en Chacuey, perteneciente al distrito municipal de Platanal en Cotuí, Sánchez Ramírez el 13 de Mayo, el año todavía es secreto de estado.

Daisy se casó con Otto a los veinte y tantos años, y procrearon 4 hijos: los mellizos quienes vinieron primero, luego vino Samir, y el más pequeño de todos se hace llamar Demetrix y vive escribiendo pendejadas en una pagina de Internet por ahí.

Trabajó muy poco, siempre quiso dedicarse a la casa y a cuidar de sus hijos, además el trabajo de su esposo le permitía ese lujo; le iba tan bien que luego Otto puso su propio negocio el cual fue muy productivo en su época. No eran ricos, pero Daisy disfrutaba de su familia, vacaciones, viajes, comer en un buen restaurante los domingos, dos viviendas propias, en fin, se podían decir que vivían bien cómodos.

Un día, una noticia le hizo cambiar todo ello, pues su esposo fue diagnosticado de una terrible enfermedad, y cuyo tratamiento era bien caro. Cuando Otto ya no pudo seguir al frente del negocio, Daisy se puso a cargo de ellos, pero los caros tratamientos agotaron todos los ahorros que tenían, lo que luego llevo a vender una de las viviendas, y luego el negocio, luego uno de los vehículos.

En esta situación, Daisy no tuvo mas remedio que dejar su familia por un año, e irse a trabajar a un país extranjero y a partirse el lomo, todo para poder costear el tratamiento de su esposo y poder mantener a sus hijos. Lucho interminablemente hasta que la enfermedad logro vencer a su esposo, situación que le llevo varios años superar.

Viuda, sin trabajo y manteniendo la casa con lo poco que enviaban sus hijos primogénitos, los mellizos quienes tuvieron que dejar sus estudios para ayudar económicamente, Doña Daisy siguió velando por su hijo más pequeño quien recién entraba en la universidad. Aún no sé como lo hizo, pero nunca faltó dinero para pagar un cuatrimestre, ni para comprar un libro, no importa lo caro que fuera.

Esa señora a quien admiro eternamente por su lucha, decisión, fortaleza y amor a su familia es mi madre, y el día de ayer estuvo de cumpleaños. Yo no tengo, ni creo que nunca tendré con que agradecerle todo lo que ha hecho por mi, por mis hermanos y por mi padre. Espero siempre estar ahí y nunca faltarle a mi familia, tal y como ella lo hizo.

Hoy quiero desearle feliz cumpleaños, y que Dios algún día me de la dicha de poder brindarte todo lo que un día me diste, tenerte en u palacio y que disfrutes tu vida haciendo lo que mas te gusta, esta vez sin preocupaciones, eso ya déjamelo a mi, que debo de velar por ti, Te Amo.

Doña Ana

Doña Ana era una anciana con mucha energia y determinacion a pesar de su edad y sus achaques. Muy joven, le dieron 2 derrames cerebrales ocasionandole mucho daño, pero a pesar de esto siempre llevaba muy buben animo y tremenda lucidez. Recuerdo que siempre hacia sus cuentos haciendo gala de su belleza cuando joven, y de los tantos enamorados que tenia detras, muchos de ellos hacendados y con mucho dinero, a lo que siempre uno le preguntaba que por que se caso con Don Jose, ella simplemente respondia con una sonrisa “Porque ese fue el que me rastrillo”.

Desde pequeño cuando iba al campo, siempre tenia que hacer el mismo recorrido por los mismos vecinos exhibiendome con orgullo como su nieto, y lo grande que estaba cada vez que iba. Esa anecdota se repitio con mi hijo, pero resulta que Ana habia hecho tanta buena liga con mi esposa que cuando presentaba a mi hijo decia: “Fulano, ven a conocer el hijo de mi esposa” a lo que yo siempre le reclamaba “Mama, pero su nieto soy yo, usted tiene que decir que es hijo mio”.

Ya entrada en edad, perdia su lucidez por momentos, pero eso no era impedimento para ella hacer sus cosas, andar por el campo y caminar libremente, y tambien recordar el nombre de todo el mundo. Incluso, una vez se recordo de un apodo que me decian en el colegio, todo el que estaba alli no le quedo mas remedio que reirse, aun no se como se recordo de aquello.

La tarde del pasado Martes 3 de Abril, recibo la llamada de mi madre desesperada porque le habian llamado del campo para decirle que vaya porque mama estaba grave. No se por que, pero esa llamada no me dio buen presentimiento. Minutos despues, recibo una llamada de mi tio confirmandome lo que yo ya sentia: ya se habian llevado a Doña Ana entre nosotros. El miercoles regrese a Chacuey, esta vez a darle un ultimo adios.

Su partida fue muy dolorosa, pero particularmente yo pienso que sus hijos y nietos debemos dar gracias a Dios que ella se marchara con ese animo que tenia, y que no hiciera cama ni sufrimiento. Ella tuvo la dicha de presentir su muerte y entregarse a Dios y morir en paz.

Yo no tuve la oportunidad de compartir tanto con mi abuela, mas que una visita de un fin de semana unas dos veces al año, las cuales se convirtieron luego una vez al año y hasta a veces duraba hasta mas de un año; pero aunque nunca lo llegue a demostrar, y hoy me arrepiento de ello, sentia un inmenso cariño por mi abuela.

Se que esta en un lugar mejor y que esta con mi abuelo, eso es lo que me dice mi tia mayor pues dos dias antes de su partida Papa le dijo en sueños que venia a buscar a su esposa. Donde quiera que este quiero decirle que la recordaremos con mucho cariño y que extrañamos su perdida. Adios, Doña Ana.

Quiero agradecer inmensamente a todos los que me llamaron, me escribieron y me han dejado mensajes, entre quienes estan Vic’s Legend, Ginnette, Wil, nisti2, Chef Pablito, Tania, Alex, Yukio, In, entre otros mas (no se me enojen si se me quedo alguien). Me tomare un descanso por el resto de la semana santa, cuidense mucho y tomenlo con calma. Nos leemos el Lunes.

Open Your Eyes

Abrí los ojos, mire alrededor y estaba un poco confuso; comencé a mirar más tranquilamente y entonces reconocí el lugar: estaba en el parque independencia, justamente en la puerta del conde. Había algo extraño, y es que las personas eran diferentes; vestían raro, tenían peinados raros y parecían marchar en forma de protesta. De pronto llegaron unos militares y abrieron fuego, asustado corrí como nunca lo había hecho, y ya a salvo me detengo a tomar aire tratando de asimilar lo que me estaba sucediendo, cuando de pronto ve un diario, supuestamente del día de hoy, con fecha del 19 de marzo de 1977.

No sé como llegue hasta acá, me encontraba a 30 años atrás de mi época, incluso 5 años antes de mi nacimiento. Con dificultad, recordé la dirección que me había dicho mi madre donde vivía en esa época, aun no me queda bien claro como lo hice pero llegue justamente hasta la casa. Toco la puerta y me abre una de mis tías, que vivía con mis padres en aquel entonces, pregunto por ella y momentos después la veo, mucho más delgada, joven y radiante.

Me identifico con mi nombre, no me atreví a explicarle lo que me estaba sucediendo, pero me vio muy nervioso y asustado, y pienso que algo en su instinto le dijo que yo necesitaba ayuda. Ella me ofrece un vaso de agua, y mientras se dirige a la cocina escucho a unos niños jugando en la otra habitación. Cuando me asomo, me quedo sin palabras, pues veo a mis hermanos mayores jugando: los mellizos con 5 años y Samir de 1, noté el gran parecido que tiene mi hijo a su tío con esa edad.

Llega mi madre, me ve junto con sus hijos y me mira como si notara mi rostro de manera familiar, pregunto por su esposo, mi padre, me hace tanta falta y hace tanto que no lo veo en sueños que sentí tremendas ganas de verlo, en eso momento abren la puerta, escucho su tradicional silbido, me dirijo a la puerta pero veo una gran luz que molesta mi rostro y lo cubro.

Luego de ahí, lo que recuerdo es mi celular sonando anunciando que es otro día de trabajo, miro alrededor y me encuentro en mi habitación, al lado mi esposa y al otro extremo la cuna del niño. Entonces comprendí, todo fue un sueño, pero aun no logro entender su significado, y me ha dejado muy intrigado, sobre todo el por qué no pude volver a verlo a él, ni siquiera en sueños.

Los Buenos Tiempos

Son las 12:30 PM y el timbre da la señal de que el día en el colegio había terminado. Luego de pasar una hora dando vueltas dentro del autobús del colegio, llego a casa casi mareado del hambre. Son las 4:00 PM y luego de hacer la tarea salgo a jugar al parque con los amigos, mientras veo a otro grupo con mayor edad que nosotros trepando paredes, saltando bancos y haciendo cosas que no puedo hacer porque solo tengo 6 años, pero mis hermanos si, ¡como quiero crecer y ser como ellos!.

Son las 6:00 PM y escucho una voz que retumba desde lejos, es mi mama avisándome que es hora de guardar la bicicleta, bañarse y cenar. Me marcho inconforme, pues veo como aquel grupo de jóvenes con mayor edad se quedan hasta mas tarde hablando de cosas que no entendía ni podía escuchar, pues solo tenia 9 años, pero mis hermanos siempre estaban allí, ¿Qué tengo que hacer para entrar en su circulo?.

Son las 8:00 PM y me marcho a casa luego de tener una charla interesante en el parque con mis amigos sobre chicas, sexo y esas cosas. Llego a la casa y veo a mis hermanos cambiándose y tomar las llaves de la camioneta de papi, van para la discoteca pero yo no puedo ir, solo tengo 15 años y mi encuentro mas cercano con el alcohol fue el ponche que me tome la navidad pasada.

Son las 10:45 PM y estoy llegando de la universidad, me baño y luego enciendo la computadora para ver que puedo avanzar del trabajo que tengo que entregar la semana que viene. Samir esta viendo la televisión, pero mis ojos no aguantan mas el cansancio de mi cuerpo, decido acostarme para ver al día siguiente los clasificados; la universidad esta cada día mas cara y yo necesito conseguirme un trabajo.

Son las 6:45 AM y la alarma del celular me dice que tengo que levantarme para comenzar un nuevo día de faena. Llamo a la universidad y me entero de que ya publicaron las notas de los exámenes finales. Llego al decanato y el volante que me entregan dice que ya es un hecho, entro al monográfico del próximo ciclo. La vida se ha vuelto un poco complicada, pero me las arreglo para pedir unas vacaciones y visitar a mis hermanos a N.Y.

Son las 3:38 PM, mi vida ha dado un giro inesperado. No se como describirlo, pero estoy en una especie de feliz complicación, de esas complicaciones que no cambiaria por nada en el mundo: la responsabilidad de ser la cabeza de una familia. Hoy mientras le daba el biberón a mi bebe, el verlo dormirse en mis brazos me trajo muchos recuerdos entre ellos arrepentimientos, como el de pensar que no había disfrutado mis etapas intentando crecer; pero me di cuenta de que si disfrute cada una de las etapas de mi vida. Hoy, quiero que sean las 12:30 PM y escuchar el timbre del colegio…. Sin duda, esos eran Los Buenos Tiempos.

De Compras…

El día de ayer a mi esposa le tocaba clases de ingles, por lo que tuve que ir yo a buscar a mi hijo y hacer mi papel de padre moderno (normalmente lo buscamos ambos). Mami me dice que tiene que ir al Jumbo, así que la llamo por el celular para que este ready para arrancar para MegaCentro.

Una vez en MegaCentro, agarro a mi muchacho y el bulto con todos os feferes (agua, leche, baby wipes, baberos, pañales, etc.). Cuando entramos al Jumbo, le digo a mami que se vaya adelante, mientras yo siento a mi hijo en el carrito y me pongo a pasillar. De pronto siento las mismas miradas encima como las de mi sábado de padre, ¡me están mirando como si fuera un extraterrestre!. Sigo caminando como que no es conmigo, y ya las miradas me están poniendo un poco incomodo, incluso hasta algunas mujeres me coqueteaban con la mirada mientras paseaba con mi hijo en el super mercado.

Ahora pregunto: ¿Qué tiene de extraño ver a un hombre sólo paseando con si hijo de 8 meses?, sobre todo ¿Qué es lo que encuentran de atractivo las mujeres a un hombre que ande con un bebé?, ¿No se supone que si anda con un bebé esta comprometido?

Agradecería que alguien me aclare estos puntos…

Día del Padre: Crónicas de un sábado

El viernes llego tarde a la casa y súper cansado del trabajo, luego de resolver lo que tenia pendiente, me pongo a revisar mis correos y a revisar los blogs que acostumbro a leer. Terminando ya, me preparo para acostarme con todo el queso de levantarme tardísimo, cuando mi esposa me recuerda que tiene un seminario el sábado entero del trabajo, tengo que cuidar a mi hijo; no le di mente pues justamente el día en que tome mis vacaciones, mi esposa comenzó a trabajar, así que tuve que cuidar al bebé por 1 mes completo (indescriptible experiencia, recomiendo a los padres que tengan bebes pequeños que lo hagan, hizo que me compenetrara mucho con mi hijo) ya tengo la experiencia para cuidarlo. El hecho es que no solo tenia que cuidar a mi hijo, sino también hacer todas las diligencias que mi esposa tenia planeadas para el sábado, y que no podrá hacer por estar en el seminario. Ahí les ve como fue mi sábado:

Me levanto temprano a preparar el carro mientras mi señora me prepara el bulto del niño para que yo no cogiera lucha (será, menos lucha). Ya listos, meto al bebé en su Car Seat y lo monto en el carro, y arrancamos para el hotel para dejar a mi esposa. Por haragán no le eché gasolina al carro el viernes, y se nos hizo un poco tarde para echar gasolina, así que pensé primero dejar a mi esposa y luego echar gasolina. El hecho es que la dejamos como a eso de las 9:00 AM, dejándola en el hotel ahí mismo se me queda el carro, me puse frío porque pensé que era por la gasolina, y en el malecón no hay bombas de gasolina cerca, pero suerte que era un polo de la batería flojo (que forma de empezar el día).

Entrando a la avenida del puerto en camino para New Jersey (la Zona Oriental) me encuentro con un tapón que se armo en dos segundos, pues hacia solo 5 minutos que pase por esa misma vía y estaba despejado. En medio del tapón, el carro comienza a fallar y miro el tablero y la aguja marcaba un poco por debajo de E (“Empty”, “Échame o te Dejo” en español), y yo pensando como resolver con el niño metido en el asiento de atrás, pues no puedo ir a buscar gasolina porque no puedo dejar al baby solo en el carro. Así que sucedió lo esperado: cuando empezó a avanzar el transito, se me apaga el carro. Me desmonte rogándole a Dios de que apreté mal el polo, y efectivamente fue así. Cuando logro encender mi carro y me pongo en marcha, vuelve a detenerse el transito (fue como de marda!!). Logro desviarme para meterme por la zona colonial, aprovecho y cruzo por los lados del Hard Rock Café que se ve bien nice, y logro avanzar hasta cruzar el puente.

Cuando cruzo el puente, tengo que atravesar casi toda la Venezuela hasta llegar a la bomba Texaco para echar gasolina y sacar dinero de un cajero popular que esta en la bomba, para luego ir al Scotia Bank que esta al principio de la Venezuela. En el cajero de la bomba Texaco no había dinero, así que tuve que coger para el cajero que esta en “La Guira” (la bomba Esso de la Venezuela que esta frente a “Eclipse Dance Club”, es la contraparte de “La Lira”). Cuando llego al Scotia, luego de durar como 10 minutos sacando al niño del Car Seat y preparando el bulto, me topo con que esta cerrado, así que tuve que coger para el de la San Vicente, en el cual me atendieron bastante bien, pues la fila esta bien larga y como yo andaba con un bebe en brazos, me hicieron poner de primero en la fila.

Terminado en el Scotia, cruzo pa MegaCentro que esta en frente para ir a Promerica a pagar un préstamo, y luego al progreso a cambiar un cheque. Como me hicieron pasar de primero en el Scotia, no saque el coche \del carro parar entrar con el en brazos a los demás bancos y correr con la misma suerte, pero me salio el tiro por la culata pues en Promerica y el Progreso de MegaCentro tuve que hacer una fila como de 45 minutos en cada uno con mi bebe en brazos, lo que me provoco un severo dolor en la espalda (que pésimo servicio al cliente).

Para terminar, luego de hacer un par de diligencias más, me fui para la casa para darle de comer al bebé y para comer yo también. Fue bien apero pasar todo el día con mi hijo, pues aunque pase mucha lucha, él me regalo un verdadero día del padre porque disfrute mucho andando con el, se rió como loco y sobre todo se porto muy bien y no lloro ni nada… I love my son, he’s my life, and he is the best gift that i ever had. Thank’s heaven, thanks my God!!!