Si Tan Solo Pudiera Estar en Tu Lugar

“Si tan solo pudiera estar en tu lugar” es la frase que comúnmente me decía mi madre cuando me enfermaba de niño. Aunque me gustaba mucho que me lo dijera, porque de algún modo uno siente ese amor que tienen los padres hacia uno, realmente no sabía el peso y el significado que tiene esa frase hasta la semana pasada.

Mi hijo siempre ha sido un niño bien fuerte y sano gracias a Dios y casi nunca se ha enfermado, pero la semana pasada estuvo bien enfermito y fue una infección que prácticamente lo tumbó pues duró una semana con fiebre bastante alta. El es tan despierto y tan tremendo que constantemente le digo “Mi hijo, pero sientate por lo menos por una hora” de lo tanto que rinde, pero en esta semana entendí que prefiero mil veces que esté dándome carpetas a que esté acostadito en una cama.

El tratamiento que le indicaron fue bien fuerte, pues eran inyecciones intramusculares de 5cc de Antibióticos, imagínense eso a un niño de 2 años, ya pueden saber cómo estaba yo, queriendo estar recibiendo las inyecciones por él pues el pobre de llegar a emergencias ya entraba en pánico, aquello me partía el alma.

En una de las noches en que estaba prendido en fiebre, estábamos acostaditos en la cama, se me acerca y me abraza el cuello y con una voz débil y temblorosa me dice “papito, ti amo”; eso me emocionó tanto al punto que se me aguaron los ojos de la pena, y en ese momento les juro que hubiese dado lo que sea para poder estar en su lugar.

Gracias a Dios ya está muy bien, y doy gracias nuevamente por ser un niño bien sano, pues aunque dicen que Dios da la fortaleza para afrontar cualquier tipo de situaciones, yo no creo que mi alma resista ver a esa criatura tan indefensa pasar por otra situación igual o peor.

La Mula de Narcotráfico

Basado en una historia verídica

El pensaba pasarse unas vacaciones en N.Y., llevaba meses planeando el viaje, todos los preparativos, y juntando un poco de dinero para comprarse regalos, pues pensaba que se lo merecía. Ya con fecha y con pasaje comprado, procede a comenzar a preparar su maleta y a avisarle a familiares cercanos, por si quieren enviar algo.

El se despide de su gente, agarra su maleta, su gorra, y una bolsa de mano que le había preparado su madre con un encargo especial. Llega al aeropuerto 3 horas antes para evitar disgustos y poder chequearse sin problemas pues así lo han propuesto las nuevas leyes anti terroristas.

El se despide de su madre y de su hermano, ellos se alejan y el pasa el primer chequeo de la puerta, y luego el de aduana. Pasa la bolsa de mano por los rayos X, y de repente se enciende una alarma y unos guardias lo agarran. El no comprende qué pasa, hasta que sacan de los rayos X la bolsa de mano.

Sacan el contenido de la bolsa, y habían 6 paquetes envueltos en papel de aluminio, cortados perfectamente iguales. Ahí él lo comprendió todo, e intentó dar una explicación pero no lo dejaron. Inmediatamente proceden a abrir los paquetes para conocer su contenido, el cual sorprende a los oficiales de aduana que se aglomeraron a ver qué pasaba.

Estoy cansado de decirle a mami que cada vez que vaya a mandar Arepa a New York, que no la corte ni la envuelva en trozos que parecen kilos de coca.

Te Lo Dije

Aún no entiendo cómo ni por qué, pero las madres tienen una capacidad increíble para visualizar hechos catastróficos futuros que le pasarán a sus propios hijos, o más bien decir con punto y coma lo que te sucederá si cumples exactamente con tus indicaciones. A quien no le haya pasado algo que su mamá le dijo que le iba a pasar, esa persona no tuvo una niñez completa porque esto siempre pasa.

Resulta y viene al caso, que yo cuando tenía menos de 10 años no tenía patines porque supuestamente eran peligrosos para mí, pero mi hermano que me llevaba 5 años sí. Los patines de Samir no eran de los patines comunes, él había comprado únicamente las bases, y no sé de qué manera los adaptó a un par de tenis viejo.

Un día, agarré los patines de Samir escondido para dar una vuelta, pero mami me agarró justamente saliendo de la casa. No me los quitó a la fuerza, pero me dijo una frase que el día de hoy no he podido olvidar: “No te pongas los patines de Samir, que doblando la esquina te vas a caer y te vas a partir la boca”.

No le hice caso, y seguí con mi travesía. Justamente doblando la esquina, noté que las ruedas de uno de los patines estaban como media floja, pero ya iba con bastante impulso y no sabia cómo frenar. A los pocos segundos, las ruedas salieron volando y ya ustedes sabrán lo que pasó: me caí, me partí la boca, y también un diente.

Llegué a la casa, con el patín en una mano, y en la otra la mitad de mi diente. No llegué bien a la casa, cuándo escuché la famosa frase con la cual se llena la boca todo padre cuando tiene la razón: “Te Lo Dije”. No recibí una pela, pero con una frase como ésa y en la forma en que me la dijo no hizo falta, eso causa traumas psicológicos. En consecuencia, pasé el resto de mi infancia y mi adolescencia completa dentro de un consultorio dental, pues hubo que hacerme trabajos y tratamientos de canal hasta que el diente alcanzara el tamaño adulto.

Muchas gracias a todas las llamadas, correos, mini-mensajes y comentarios que me enviaron en felicitacion por el día de los padres, igualmente quiero felicitar a todos los padres responsables que leen éste espacio.

Todo Sobre Mi Madre

Muy poco he hablado sobre Doña Daisy en este blog, no por descuido, sino porque estaba esperando el momento preciso para hacerlo. Doña Daisy nació en Chacuey, perteneciente al distrito municipal de Platanal en Cotuí, Sánchez Ramírez el 13 de Mayo, el año todavía es secreto de estado.

Daisy se casó con Otto a los veinte y tantos años, y procrearon 4 hijos: los mellizos quienes vinieron primero, luego vino Samir, y el más pequeño de todos se hace llamar Demetrix y vive escribiendo pendejadas en una pagina de Internet por ahí.

Trabajó muy poco, siempre quiso dedicarse a la casa y a cuidar de sus hijos, además el trabajo de su esposo le permitía ese lujo; le iba tan bien que luego Otto puso su propio negocio el cual fue muy productivo en su época. No eran ricos, pero Daisy disfrutaba de su familia, vacaciones, viajes, comer en un buen restaurante los domingos, dos viviendas propias, en fin, se podían decir que vivían bien cómodos.

Un día, una noticia le hizo cambiar todo ello, pues su esposo fue diagnosticado de una terrible enfermedad, y cuyo tratamiento era bien caro. Cuando Otto ya no pudo seguir al frente del negocio, Daisy se puso a cargo de ellos, pero los caros tratamientos agotaron todos los ahorros que tenían, lo que luego llevo a vender una de las viviendas, y luego el negocio, luego uno de los vehículos.

En esta situación, Daisy no tuvo mas remedio que dejar su familia por un año, e irse a trabajar a un país extranjero y a partirse el lomo, todo para poder costear el tratamiento de su esposo y poder mantener a sus hijos. Lucho interminablemente hasta que la enfermedad logro vencer a su esposo, situación que le llevo varios años superar.

Viuda, sin trabajo y manteniendo la casa con lo poco que enviaban sus hijos primogénitos, los mellizos quienes tuvieron que dejar sus estudios para ayudar económicamente, Doña Daisy siguió velando por su hijo más pequeño quien recién entraba en la universidad. Aún no sé como lo hizo, pero nunca faltó dinero para pagar un cuatrimestre, ni para comprar un libro, no importa lo caro que fuera.

Esa señora a quien admiro eternamente por su lucha, decisión, fortaleza y amor a su familia es mi madre, y el día de ayer estuvo de cumpleaños. Yo no tengo, ni creo que nunca tendré con que agradecerle todo lo que ha hecho por mi, por mis hermanos y por mi padre. Espero siempre estar ahí y nunca faltarle a mi familia, tal y como ella lo hizo.

Hoy quiero desearle feliz cumpleaños, y que Dios algún día me de la dicha de poder brindarte todo lo que un día me diste, tenerte en u palacio y que disfrutes tu vida haciendo lo que mas te gusta, esta vez sin preocupaciones, eso ya déjamelo a mi, que debo de velar por ti, Te Amo.

Los Mayores y la Tecnología

El lunes mientras me encontraba en la hora de almuerzo, decidí cruzar por el Multi Centro Churchill a hacer unas cuantas cositas y a barajar un poquito, ya que aunque esté en mi hora de descanso, nunca se descansa si me quedo en la oficina porque no paran de llamar. Aprovecho y me paro en un dealer de Orange que hay en el primer piso para comprarle un celular a mi esposa (es el 4to., para mi que trata de establecer un record de la menos cantidad de tiempo que logra retener un celular).

La idea era canjear uno con los fidepuntos porque me dije que no iba a invertir un peso mas comprando celular. Para los que no han comprado celulares con fidepuntos de Orange, a la hora de hacerlo debes de tener el movil que contiene los fidepuntos a mano porque servicio al cliente envia un mini mensaje (SMS) con un codigo de validación para confirmar que realmente eres el dueño del movil, de modo que solamente el dueño de la linea puede hacerlo.

Actualmente yo poseo dos lineas activas con Orange, una es mi movil personal, y la otra era mi antiguo telefono que se lo regalé a mi mama con todo y número, y ahí está el detalle, mi mamá (que estaba en su casa) era que tenia el movil y para poder canjear los fidepuntos dependia de que ella me diera el codigo de validacion el cual le llegaria por minimensaje. La llamo para preguntarle si sabe leer los mensajes, y obviamente mi pregunta fue de valde ya que mi madre, como todos los papas de mi generacion, solamente usan los celulares para recibir y hacer llamadas, y con suerte poder ver la hora; asi que con ellos no va nada de mini mensajes, ni calendario, agenda telefonica, sonidos polifonicos ni nada de esas pendejadas.

Dado el hecho, trato de darle un curso intensivo de 5 minutos via telefonica para explicarle cómo leer los mensajes una vez lo reciba, y fue algo mas o menos parecido a esto:

Demetrix: Mami, estoy en un dealer orange y me van a enviar un codigo de validacion por mini mensaje y te voy a explicar brevemente como leerlo para que me lo des.

Mom-trix: ¿eh?, ¿que es lo que tu me estas hablando? (Parece que le hablé en Arameo, como dice Gitti)

Demetrix: Ok, abre el celular y dime qué te aparece en la pantalla

Mom-trix: Nada

Demetrix: ¿Cómo que nada? ¿La pantalla te aparece en blanco?

Mom-trix: Ah, aparecen unos cuadros nada mas

Demetrix: ¿Cómo que cuadros, no te aparecen figuras como de una libreta y un sobre (mensajeria)?

Mom-trix: Ok, si, son esas mismas

Demetrix: Bien, pues en el telefono hay un boton redondo con cuatro flechas. Cada flecha representa los “cuadritos” que ves mas arriba, dale a la flecha que representa el cuadrito.

Mom-trix: Ahora se apagó el celular (se apagó la pantalla porque tenia 15 segundos de inactividad).

Demetrix: Ok mami, no te preocupes. Cuando yo pueda yo paso por alla para que me prestes el celular por un rato para yo traerlo a Orange.

En ese momento aborté la misión conjuntamente con toda posibilidad de enseñarle a mi mamá que el celular podria servirle para algo mas que solamente enviar y recibir llamadas, como grabar telefonos por ejemplo (todavia anda con una agenda donde anotas todos sus telefonos manualmente, y lo ams grave del caso es que cuando cambia de agenda los transcribe). Pero buenno, yo como que no tengo paciencia para eso porque una vez traté de enseñarle a usar Windows XP y tardamos como una hora solamente para ella anotar en una libreta los pasos para darle start, all programs, internet explorer para abrir la ventana del explorador.

¿Será a caso que con el paso de las generaciones nuestro cerebro viene con un espacio habilitado para la tecnologia? porque a los viejos no hay quien les enseñe, uno aprendio con el paso de los años, pero los mucahchos de ahora como que vienen programados para eso. Fijense que mi hijo con un año abre mi celular y hace llamadas (no sabe a quien llama, pero las hace, me gasta los minutos y se la pasa diciendo “Aooo”); y tambien se para frente a la PC, le da a los botones del teclado, agarra correctamente el Mouse y lo mueve mirando el cursor en la pantalla, lo ultimo que hizo fue abrir mis documentos y se estaba desplazando usando el scrolling del mouse (la ruedita). Mientras, mi mamá sigue en “Start” por ahora.