Sugey

Como todos saben o han leído durante mi niñez y adolescencia sufrí de obesidad, situación que creó mucha inseguridad en mi personalidad en todos los aspectos, sobre todo en asunto de chicas. Luego de que pude rebajar y ponerme en cierta forma esbelto, esa inseguridad se quedó allí por mucho tiempo.

Luego de salir del colegio, conocí a través del peque una chica muy bonita y bien simpática, su nombre es Sugey. Cuando nos presentaron, intercambiamos teléfonos, y a partir de ese día conversábamos mucho y las visitas eran en cierta forma frecuentes. Con los días ella me llegó a gustar mucho, y yo sé que le gustaba por su forma de mirarme y hablar conmigo.

Pasaron semanas y Sugey tuvo que irse a vivir a NY, nunca le dije lo que sentía y nuestra relación no pasó a mas que conversaciones telefónicas y visitas incómodas en las cuales cuando las palabras se terminaban y solo quedaba el lenguaje corporal que era obvio, yo optaba por irme inmediatamente para evitar la vergüenza y la situación incomoda.

Nunca volví a saber de ella, y de vez en cuando recuerdo lo pariguayo que fui en muchos sentidos. A veces pienso que no disfruté mi adolescencia y juventud a plenitud, pero miro mi vida actual  y entonces pienso que nunca me hizo falta.

(Duré unos minutos formulando la última oración de manera que pudiera salir ileso)