Salida a Una Cabaña for Dummies

A petición de un lector, expongo a continuación una guía muy funcional, para las personas que nunca han visitado a una cabaña y piensan hacerlo en los próximos días con esa pareja que tanto te gusta. Créanme que no es tan fácil, es todo un ritual y debes de ser muy cuidadoso en cada detalle, porque el mas mínimo descuido te puede arruinar la noche.

Lo primero es que nunca cometas el error de llevar a la jeva directamente a la cabaña, te verás como todo un novato, inexperto y sobre todo un desesperado con tremendo queso que solo piensa en el sexo. Tienes que hacer una antesala, primero llévala al cine, a cenar o tomarse unos traguitos; esto último ayuda mucho a que ambos se relajen un poco. También se recomienda ir al baño primero, no vaya a ser que allá inundes la cabaña de un olor no muy agradable, o te vean haciendo el no. 2 ya que la mayoría tienen las puertas de cristal en el baño.

Si vas en tu propio carro, debes cargar siempre los siguientes utensilios: sábanas, almohadas y toallas por si la jeva priva en fina y no quiere secarse con las toallas del motel; una neverita con hielo y bebidas, en las cabañas todo lo que venden es más caro, también si quieres impresionar lleva una botella de vino con dos copas; es preferible que lleves tus propios preservativos, preferiblemente de Latex, también existe un aparatito muy novedoso que se llama VibraC el cual convierte tu miembro en un vibrador natural.

Debes de tener en cuenta llevar vidrios ahumados en tu carro, pues a la mujer siempre le da vergüenza que la vean entrando o saliendo de una cabaña, como si uno estuviese cometiendo un crimen. Es necesario también hacerle saber a la jeva que van para el sitio y que ella esté de acuerdo, para que después que estén allá no le arme un show, sobre todo si están a pie y andan en taxi.

Ya teniendo todo esto claro, lo que sigue es la selección del lugar que les brindará placer por las próximas 4 horas. Si estas en la ciudad puedes dirigirte a las del 12 de la Sánchez, mejor conocidas como las de Manresa; y si estas en la Zona Oriental están las de San Isidro, las cuales son las mejores y hay mucho más variedad, dependiendo tu economía.

No seas desesperado y nunca cometas el error de seleccionar la primera que entres, primero haz un sondeo entre las que se vean más atractivas por fuera, luego ve entrando una por una a las que mejor te parezcan para ver cuál te resulta más atractiva. Los detalles a tomar en cuenta son los siguientes: primero es aspecto y diseño, que se vea limpio, que huela bien y mientras más exótico el diseño mejor, sobre todo si tienen espejos en el techo (muy buena la vista); lo segundo es modernidad, TV de 56″, vidrios flotantes en los baños (para que la jeva no se tranque en el baño si después coge miedo), duchas de tipo pie; sobre todo que la jeva se sienta cómoda en el sitio (para información más detallada, el post de las cabañas de Wilson es bastante informativo).

Ya dentro de la seleccionada, pónganse cómodos, prende el aire, las luces y encienda la televisión; trate de ubicar todo estos interruptores visualmente antes de hacer cualquier movimiento para que no pase vergüenza buscando, sobre todo si la jeva es quien le dice donde esta cada cosa (muy fuerte). Se recomienda poner un canal porno para ir haciendo ambiente, a las mujeres supuestamente no les gustan las películas porno, pero ya que esta puesta y en pantalla gigante no creo que le digan que cambie de canal; además de que motiva en caso de que pierda la concentración. Primero vayan ambientándose y no hagan mas nada, porque a los pocos minutos sonará el teléfono para preguntar si quieren pedir algo adicional, y enviar la factura ya que se paga por adelantado (créanme, estas interrupciones sacan de concentración).

Minutos después te pasarán por una pequeña ventanita lo que pediste más toallas, jabón, preservativos y la factura. Siempre trata de pagar en efectivo y con billetes enteros de 500 ó 1,000 ya que se ve muy feo estar menudeando. Luego de esto vayan besuqueándose y desvistiéndose lentamente únicamente de la cintura para arriba, pero sin emocionarse mucho porque a los pocos minutos le tocaran el mismo timbre para traerles la devuelta y por la ventanita lo pueden ver de la cintura para abajo. Completado este proceso, ya tiene luz verde para seguir con lo programado.

Vaya lento y sin deprisa, conversen un poco, tómense las bebidas que llevaron y vaya poco a poco seduciendo a su pareja hasta llegar al acto sexual. Si piensa pelear varios rounds, ni se le ocurra echar una pavita entre uno y otro, ya que con el cansancio y el aire ancodicionado le va a caer un sueño tremendo y se le van a ir las 4 horas antes de que usted se de cuenta; si la jeva puede llegar tarde a su casa, también puede entrar después de las 11 de la noche que son de amanecidas.

Si todo le sale como lo descrito anteriormente, podrá asegurar de que tuvo una noche de éxito y estará asegurando otra salida sin menos muela para la ciudad de las luces. No soy bueno recordando nombres, así que los guruses que dejen en sus comentarios cuáles son las mejores, me han dicho que las de Santiago son bestiales. Ahora bien, vamos a hacer un recuento de la noche:

Salida Pre-Cabaña: RD$ 800.00
Preservativos y Accesorios: RD$ 300.00
Bebidas y Hielo: RD$ 500.00
Cabaña: RD$ 800.00
Ver con una vista panorámica desde un espejo cómo le haces el amor a tu jeva: Priceless

Hay cosas que el dinero no puede comprar, para todo lo demás existe PepeCard

Gracias especiales a Wilson, quien fue coautor de este post.

Películas de Terror

Yo puedo decir que soy amante del cine y de las buenas películas, pero hay dos géneros que yo no soporto ver: uno es la acción, no sé por qué pero yo no puedo soportar más de 15 minutos de patadas, metralletas, bombas explotando y artes marciales, y ni se diga de ver una película con Van Dame ó Steven Seagal, simplemente no puedo; ya sabrán que el otro género es el de terror, aunque disfruto mucho del suspenso aunque suena contradictorio. Las razones por la cual no soporte ver una película de terror es porque son tan predecibles, y a continuación pongo prueba de ello.
Lo primero es que la película tiene lugar en escasos raros en una casa embrujada (algo así como que pasó un horrendo crimen hace años y los espíritus de los asesinados todavía rondan la casa clamando venganza), pero en la mayoría de los casos suele ser en una cabaña abandonada en el bosque, en la cual generalmente los protagonistas ó víctimas van a vacacionar.

No sé como, pero en esas cabañas en el medio de la nada hay energía eléctrica y cableado del teléfono. La trama siempre va bien, hasta que el grupo decide ir al pueblo a comprar algo que les hace falta, pero siempre dejan al más indefenso sólo en la cabaña. Éste luego de un rato comienza a escuchar ruidos extraños, pero de repente se da cuenta que provenía de una ventana abierta por donde se cuela la brisa. Luego de un rato, los ruidos extraños siguen y toma el teléfono para llamar a los demás, pero se da cuenta de que justamente la línea está muerta y no puede comunicarse. Es irónico cómo es que estamos tan avanzados en la tecnología y comunicación satelital, y en esos casos nunca aparece un teléfono celular.

Luego comienza a llover, de repente se presenta una tormenta eléctrica, cae un rayo y se va la electricidad. Están justamente en una cabaña en el medio de la nada, y no están preparados con una fuente de energía alterna más que una linterna. Quien se queda en la casa (que generalmente es una chica) escucha un ruido que viene desde una de las habitaciones. Se acerca con su linterna y un bate, y va a abrir cuidadosamente la puerta, y cuando la abre ¡Pum!, tremendo susto se lleva al ver que sale un gato de la habitación (ésta es clásica).

Se retira decidida a creer que todo es producto de su imaginación, cuando de repente sale el asesino que todo el tiempo estuvo escondido dentro de la casa, la agarra y justamente cuando le va a clavar el cuchillo se le escapa y corre escaleras arriba a escapar (no sé por qué siempre tienen que ir hacia arriba), se cae subiendo las escaleras, pero logra reponerse rápido y se esconde en una de las habitaciones, regularmente en un closet ó debajo de la cama.  Ahí escondido, suele ver la silueta ó los pies del asesino, y en un descuido se sale y salta por la ventana (cuando desde un principio debió salir de la casa).

Ya fuera, logra encontrar un carro que generalmente tiene las llaves en su interior (parece que allá no hay ladrones), lo primero es que dura como media hora para entrar la llave, y cuando va a prender no sé por qué el carro nunca prende a la primera, puede ser un Mercedes Benz del año con sus plásticos acabado de sacar de Auto Ozama y el carro nunca prende, siempre lo hace cuando el asesino está como a 15cm del vehículo, pero justamente ahí llega la policía ó el resto del grupo, agarran al asesino y resulta que era uno del mismo grupo. Otro caso es que el grupo entero se queda en la cabaña y lo van matando uno a uno.

Créanme, si no han visto una película de terror, no hace falta, ya después de haber leído esto pueden decir que las han visto todas, lo que varia siempre es el orden de los sucesos, los atores y el título. Ya luego viene la segunda parte que es de las Telenovelas.

Normas Para Conducir en Santo Domingo

Esta es una breve guía para que los turistas y dominicanos que no han visitado el país en los últimos 5 años, sepan mas o menos defenderse en el tan organizado transito de nuestra ciudad capital, aquí les dejo unos cuantos truquitos que les ayudaran comprender algunas cosas que tal vez sean inexplicables para ustedes:

Primero comenzaremos con los semáforos (no se sorprenda si también lo escucha como semafaro). Según las normas internacionales de estos aparatos, sus luces significan lo siguiente: Amarillo es precaución y reducción de velocidad, Rojo es pare y verde es avanzar. Acá la simbología cambia un poco, así que cuando este en un semáforo tenga pendiente que: Amarillo es acelera que se va a poner rojo, Rojo supuestamente es pare pero todavía puedes cruzar en los primeros diez segundos, y Verde supuestamente es avanzar, pero espera los diez segundos reglamentarios del rojo para que no te desbaraten el carro.

También, en los semáforos hay que tener unas cuantas cosas pendientes: prepárate para que te toquen la bocina para que avances en el mismo instante en que el semáforo se pone verde (es como si la luz y la bocina del carro que esta detrás están sincronizados), no hagas caso y espera tus diez segundos; también debes de estar preparado psicológicamente para lo siguiente: justamente 5 segundos antes de que el semáforo se ponga verde, el carro que esta delante tiene que comprar un periódico, una tarjeta, un cargador del celular, etc.; y si es un carro publico, no importa cuanto se este en el semáforo, justamente 5 segundos antes hay que recoger un pasajero, o se tiene que quedar el ultimo que esta pegado en la puerta del otro extremo; no importa cuanto se queje Wil, hay que estar preparado psicológicamente para esto.

También, usted no debe sorprenderse si en vías expresos se encuentra con un tapón kilométrico, pues a los grandes genios contratistas de obras publicas, siempre se les ocurre asfaltar un túnel, elevado o puente a las 7 de la mañana o a las 4 de la tarde, justamente antes de la hora pico, con tremenda valla que dice “El Presidente Trabajando” (de seguro que en USA no se ve una de “Bush Trabajando”, ¿verdad que no?). También podrá encontrarse otra calle cerrada porque el presidente a lo mejor cruce por ahí. Todas estas vías siempre la cierran sin previo aviso, así que por favor tenga paciencia.

Por ultimo, y lo mas importante, tenga pendiente lo siguiente cuando ande manejando en la ciudad o en vías rápidas: si quiere cambiar de carril y tiene espacio suficiente para hacerlo, no ponga las direccionales de su carro y métase, pues aquí las direccionales significan “Acelera que se te van a meter adelante” y si las pone no podrá cambiar de carril; lo mismo sucede si hay una cola para entrar a un túnel o subir a un elevado, siga toda la línea y trate de meterse justamente delante, pues si usted intenta meterse desde atrás, no lo van a dejar; y ya para finalizar, tenga pendiente en las intersecciones que el carro que esta a su izquierda va a doblar para la derecha atravesándose delante de usted sin previo aviso, lo mismo que el carro de su izquierda también doblara para la derecha, así que no se sorprenda si ve unos de estos actos.

Creo que estos pequeños consejitos son suficientes para que usted no se sorprenda de lo tan organizados y educados que se es en el transito de nuestra ciudad capital.

Clavado Impresionante

En una de las tantas conferencias en hoteles en la que me toco asistir en mi antiguo trabajo, una de las coordinadoras del evento lo terminó a propósito a medio día cuando en realidad tenia que terminar a las 5 de la tarde. ¿La razón?, pues quería darse su chapuzoncito en la piscina, así que yo me vi obligado a recoger todos los equipos (laptos, proyectores, etc.) y luego ir a la habitación, ponerme mis baggies y coger con la toalla para la piscina (de verdad que fue un sacrifico muy grande).

Lo jevi fue que los que estaban en el evento y se quedaron se fueron para la playa, así que yo me quede chillin en la piscina echándole el ojo a unas gringas que estaban ahí, y haciendo coro en el bar de la piscina con un boricua que se estaba quedando en el hotel. En una llega una tremenda rubia y se sienta a tomar el sol, así que yo en mi afán de hacerme ver, salgo de la piscina y comienzo a caminar, pero la tipa nada de mirar.
De repente, se me ocurrió ir corriendo y tirarme de clavado en la piscina, así lo hice. Caí justamente a mitad de la piscina, y seguí nadando por debajo, hasta llegar hasta al otro extremo. Cuando salgo a la superficie, pude notar que la rubia me estaba mirando, pero también veo que los que estaban alrededor de ella también lo hacían, así que noté que habría logrado mi objetivo y llamar la atención.

Cuando miro a los lados, veo también que otros me están viendo, y algunos señalando a la piscina. Cuando me volteo completamente, veo a mis baggies flotando en el mismo centro de la piscina; se me olvido calcular que había rebajado par de libritas y me quedaba un poco flojo. Como ya yo estoy acostumbrado a pasar por momentos vergonzosos, con el mismo swing nadé hacia el centro, recogí mis baggies, me los puse, y arranqué para el bar.

Eso sí, mas nunca me volví a sentir hasta que llegó la hora de irnos, suerte que la gente con la que yo andaba no se dio cuenta, porque ahí la vergüenza hubiese sido el doble. A mi ta bueno que me pase, por allantoso.

Dejando Huellas

Mi primo Milko, al igual que mis tres hermanos, siempre fue aficionado a la velocidad: ir a dragueos, competencias de autos en la cumbre, autopista las Américas y hasta levantarse a las 3 de la mañana para ver una carrera de fórmula uno en vivo.

Milko es tan aficionado a la velocidad que se compró un Kart y se metió a competir en Kartismo. Samir y yo le seguíamos el coro e íbamos a todas las carreras y a todas las practicas; Samir lo ayudaba a encender el Kart (para encender hay que empujarlos como por 20 metros), y yo siempre cogiendo fresco con mis jeans y mis sandalias debajo de una carpa viendo a todas las mamasotas que llegaban con los tigueres que tenían cuartos y que solo corrían porque era el hobbie que estaba de moda.

En una ocasión, Milko estaba sentado en su Kart en la raya de salida y le tocaba salir en ese momento, pero en ese preciso momento Samir estaba en el baño y me hizo seña de que lo empujara; como yo siempre iba becado no me atreví a negarme, así que me levanté a empujarlo para que su Kart pudiera encender.

Eran las 1:15 de la tarde y en el Kartódromo del malecón hacia tremendo solazo en la pista. Cojo fuerzas y comienzo a empujarlo, y cuando iba como por 10 metros y el motor casi encendiendo se me salen las dos sandalias de los pies. Yo no le di mente y termine de empujarlo para que encendiera porque sino iba a tener que empezar de cero.

Cuando por fin encendió, lo extraño fue cuando regresaba por la pista descalzo (era la 1:18 y aparte del solazo, la pista se calienta más por los Karts corriendo sobre ella) no sentí el caliente. Cuando voy a recoger mis sandalias noto dos figuras delante de ellas parecidas como a dos huellas. Recojo mis sandalias y cuando me las pongo siento una ligera molestia, cuando me miro la planta de los pies, no tenía piel debajo: dejé mis huellas en la pista, literalmente.

Me siento tranquilo en un rinconcito, me eché agua en los pies y ahí fue que esa vaina comenzó a picar. Llega Samir y le enseño lo que me sucedió y prácticamente hubo que recogerlo del piso de la risa. Lo mismo sucedió cuando Milko terminó de practicar y de una vez se regó la voz de que dejé mis huellas en la pista (ya se imaginan la vergüenza).

Cuando me llevaron a emergencias, luego de curarme y de curarse conmigo, pues me preguntaron si yo era como Pedro Pica Piedra que frena con los pies, me pusieron una antitetánica y me vendaron los pies con algodón debajo y no podía apoyar los pies, así que me tuvieron que llevar cargado y pasarme casi una semana acostado, suerte que estaba de vacaciones de la uni.

Fue la última vez que fui al Kartódromo en sandalias, y la última vez que me ofrecí a empujar un Kart. Cuando volví no me fijé si mis huellas aun seguían allí. ¿Alguien se ha fijado?

Mal Comienzo, el Dia Siguiente

El día siguiente me levanto, baño y me cambio y puedo notar que la mañana estaba bien bonita y radiante, por lo que me dije a mi mismo “Esta vez no caigas en el gancho”. Así que cojo todos mis motetes y arranco la misma ruta para ir al trabajo: Carro San Vicente y luego Carro 5.

Casi llegando a mi destino me suena el celular y era mami que me estaba diciendo algo que ahora no recuerdo. La parada me llego y ni cuenta me di, así que tuve que hacer malabares para recoger todo lo que cargaba: El bulto de la comida, la carpeta de la universidad, la sombrilla pal aguacero (la mañana estaba radiante, eso significaba que iba a llover de nuevo) y el celular, por lo que le digo a mami que me esperara en segundito que me iba a desmontar del carro.

Cuando me desmonto del carro, paso inventario: Bulto OK, Carpeta OK, Sombrilla OK así que por lo que procedo a terminar mi llamada en el medio de la calle. Hablo y hablo y mami no me responde, entonces cuando procedo a mirar la pantalla del celular a ver si se había caído la llamada, resulta que no hay celular. Me reviso, reviso el área, el piso y parece como si se hubiese ido por arte de magia.

Casi rojo del pique pues era un celular muy poco común que me habían mandado de NY (taba acabando con mi celular) y nada mas tenia como 3 meses con el, la cuadra entera nada mas iba pensando “Diablo, me atracan”. De repente, el cielo se pone negro y comienzan a caer gotas de lluvia, dentro de mi pique encontré consuelo porque por lo menos no caí en el gancho de la lluvia de nuevo.

Así que procedo a abrir la sombrilla, y acabandola de abrir vino un brisero que me volteo la sombrilla en un segundo, y ahí comenzó el aguacero. Ahí, en medio de la nada, recién atracado y cayéndome tremendo aguacero, pensé seriamente en lanzarme frente a la OMSA cuando el semáforo estaba en verde, pero luego pensé que yo tengo tan mala suerte que me atrevía a quedarme vivo.

Sinceramente nunca tuve intención de hacerlo, pero una vaga idea me llego a la cabeza. Así que con la misma calma bajo el mismo aguacero, llegue a mi trabajo y atine a decir inmediatamente abrí la puerta “Si, me moje con la lluvia” antes de que otra pregunta estupida terminara en una verdadera desgracia.

Mal Comienzo

Era una mañana, no recuerdo bien de que dia, me levanto y me alisto para ir a mi trabajo de aquel entonces en el banco. La mañana estaba bien bonita y radiante, asi que decido ponerme mi camisa amarilla para estar acorde con el dia (la camisa son de esas de tela fina en la cual se nota la camisilla que uno lleva debajo). Agarro mis feferes, carpeta de la uni y bulto de comida para cojer para el trabajo, en aquel tiempo andaba a pie asi que tenia que bandearmela y tumbar gente todas las mañanas para poder conseguir un carro publico.

Como vivia en los minas, tomana un carro hasta la San Vicente, luego otro 5 hasta la gomez, como el banco quedaba en la 27 en la gomez cojia otro carro hasta la 27 (cuando estaba en olla me tiraba el centro olimpico a pie) y en la 27 cojia otro carro derecho. Resulta y viene al caso que cuando me quedo en la Kennedy con Gomez, como que de repente se nubla, luego caen par de goticas aisladas y de repente callo tremendo aguacero como si hubiesen abierto una llave a toda presión.

Como ustedes se habran fijado, en la kennedy con gomez no hay un solo lugar en donde cubrirse, o por lo menos 1KM a la redonda. Lo mas cercano que habia era la Torre Popular, y de ahi a que llegara me iba a mojar de todas formas, asi que tomé aire, coji calma y comencé a caminar tranquilamente tomando mi segundo baño del día, esta vez con ropa. La camisa, como era de tela fina, parecia como una segunda piel que tenia encima porque se puso totalmente transparente y se me pegó al cuerpo.

Como era de esperarse, ningun carro publico quiso montarme, asi que en la espera y luego de que salio el sol me sequé un poco hasta que pude montarme en uno, y llegue unos minutos tarde al banco. Hasta ahi estaba todo bien, suelo no incomodarme mucho sobre todo en las mañanas cuando me pasan cosas asi, pero cuando llego al banco y abro la puerta, la recepcionista con su cara de idiota me pregunta: ¿Te mojaste con la lluvia?, ahi me dieron ganas de decirle:, No, es que vine corriendo desde el olimpico para hacer un poco de ejercicio, por eso tengo la ropa mojada, h.d.t.m.m., y luego tirarle el bulto de comida encima, pero respire profundo nuevamente, con sonrisa sarcastica le respondo que a mi me gusta bañarme en el agua de lluvia.

Me pasé las próximas dos horas debajo de la salida de aire tratando de secarme y bajar un poco el pique por el mal dia que tuve. Pero lo que no sabia es que mi mal comienzo del dia, continuaria al dia siguiente…

Continuará….

Pariguayo Moments

Todos, absolutamente todos, hemos tenido nuestro momento de pariguayos, alguno más grande que otros y el que diga que no es un jablador. Y es que todos hemos tenido algo que marca nuestro maldito pasado oscuro, aunque sea una foto con unos jeans de tubito o unos jeans prelavados, una foto con un afro o con una moña sacada a rauqeta, una foto recostado a un carro ajeno, o en los peores de los casos lo que pasa uno cuando se enamora en sus años de pariguayo.

A mí me paso algo que todavia me tiene marcado, y es que en el colegio tenia mi mejor amiga (incluso antes de nacer, nuestras madres se conocieron cuando ambas estaban embarazadas de nosotros). Ella me lo contaba todo, yo tambien era su mejor amigo y confidente, y como siempre nos pasa a los hombres pariguayos en estos casos, me enamoré de mi mejor amiga.

Durante muchos años lo guardé en silencio viendo comosu novio en aquel entonces jugaba con ella, hasta que ella se dio cuenta y decidió terminar con él (es ahora ó nunca, pensé). Tenia un libro que ella me habia prestado, y al devolverselo intruduje dentro una carta de amor que el Peke me habia ayudado a escribir, fui a su casa, le entregue el libro y le dije que lo revisara, que podria traer sorpresas.

En la tarde, suena el telefono y yo con el corazón a mil, nervioso, lo cojo y efectivamente era ella. Me saluda y me dice lo que siempre le dicen las amigas a uno cuando se les lanza: “Yo te aprecio mucho, eres muy especial y en verdad te quiero, pero como amigo, no quiero que te sientas mal y que nuestra amistad nunca cambie”. En ese momento sentí como que me abrieron el pecho con una mandarria, pero na, despues de dos semanas lo superé.

En la actualidad, aun somos los mejores amigos y es de mis amigos del colegio con la que he mantenido contacto constante. Me alegro de que las cosas hayan transcurrido así, pero aún asi a veces siento verguenza por aquellos momentos de pariguayo que pasé, sobre todo con algunos de los varones del curso que me dieron senda tripeada al enterarse de mi guayón. Pero nada, son momentos que uno tiene que pasar, creo que voy a escribir un libro sobre todos esos momentos pa ver si Omar sale aunque sea con un chin mas de tigueraje que yo, jejejeje.

La Caída

En toda mi vida siempre he tenido un imán para que me pasen cosas extrañas, pero sobre todo embarazosas como la “Situación Embarazosa” que conté hace ya un tiempito (todavia hay gente que me ve en la calle y me pregunta qué hice con los 20 mil pesos). Pero, hay situaciones que te dejan marcado para siempre, y son aquellas que te suceden precisamente cuando estas en muela ó en figuero, como me pasó a mí.

Resulta que para una semana santa me encontraba yo de vacaciones en Chacuey (Cotuí), pueblo natal de mi madre, y ya tenia casi dos años de estar solo desde mi útima relacion en aquel entonces. Una de mis primas me dice que la acompañe a casa de una amiga a comer un chin de habichuelas con dulce, y cuando llegamos resulta que la amiga era una trigueñita bien bonita y de lo mas simpatica (este es mi ligue durante mi estadía, me dije).

Comenzamos a hablar y a cherchar, y yo le caí de lo mas bien pues me dijo que era bien elegante y tenia buena pinta (la gente que llega desde la capital a los pueblos tiene un brillo como el que llega desde New York a los barrios). El hecho es que me fui en muela (con dos cervezas arriba, porque en mi sano juicio soy bastante tímido) y ella me invita a que nos encontremos en el río en la tarde, ya que hay un gacebo donde se baila y se bebe (imaginense, pura bachata con brugal sin plomo).

En la tarde cayó una leve lluvia, por lo que suspendí mis planes de bañarme en el río y procedí a darme una pinta encendia pa arrollar en el sitio. Me cambio nitido, zapaticos mocasines, unos jeans de moda y una camisita que ni me la habia estrenado. Le pido la camioneta prestada al tío, y arranco pal río a encontrarme con la amiga de la prima.

Cuando llego, ubiqué a la jeva desde lejos, habian muchos vehiculos asi que tuve que estacinarme un poco lejos, y caminar con cuidado pues habia llovido. Ya cuando voy llegando al gacebo, con mi cuadre dandomela en bacano, la gente comienza a mirarme pues tenia una pinta medio acelerada, y en es mismo instante piso una piedra resbalosa y caigo por una bajada llena de lodo hasta llegar al río.

Al reaccionar, queria como que la corriente me llevase ahi mismo y me desapareciera, to el mundo hizo un bulto y salio a ver si me habia pasado algo. Fisicamente no me paso nada (aparte de la embarrada de lodo en todo el cuerpo y la verguenza de carme en público), pero moralmente la verguenza de me dejó mas remedio que devolverme como el perro arrepentido.

Y asi fue, como una simple piedra acompañada con unas horas de lluvia logró que mi casi dos años de estar solo, se prolongaran por dos años y medios, no tuve el valor para ir para donde la jeva de nuevo. Moraleja: nunca intente privar en mas bacano que los demas, y si está lloviendo quedese en su casa, sobre todo si está en el campo.

Mi Momento de Super Héroe

Esto me sucedió ayer mientras estaba en la oficina. Resulta y viene al caso, que estaba yo muy concentrado sentado en mi escritorio analizando unas reglas de acceso que debo crear para los usuarios que usan internet (les voy a quitar messenger y la pagina de juegos, si en alguno dias no posteo fue que uno de los empleados le desconecto los frenos a mi carro). Bueno, el hecho es que yo cuando estoy focalizado en mi trabajo me desconecto totalmente de lo que pasa a mi alrededor, digase que pueden estar acabando conmigo a dos metros de distancia y ni cuenta me doy.

Aca donde estoy hay dos oficinas en el mismo piso del edificio, quedan una en frente de la otra separadas por un pasillo. De repente, entra una señora que tiene su cubiculo en la otra oficina, va directo donde mi (en la oficina donde estoy solo estabamos dos personas en ese momento) diciendome: “Corre, hay fuego en la otra oficina, busca algo, juye, se esta quemando, hay dios mio, hay fuego!”. Ya ustedes saben, yo me imagine el humero, y gente saltando por la ventana para no asfixiarse (no se por que me llego a la mente, pues estamos en un 5to. piso y si alguien se tira habra que recogerlo con dos cartoncitos).

Me paro asutao juyendo, busco el extinguidor mas cerca, le quito el seguro en dos segundos, arranco corriendo pa la otra oficina con el extinguidor en mano, entro y esta todo oscuro, entro pa un lao buscando fuego y no veo na, arranco pal otro lao buscando el fuego y no veo na, miro pal techo buscando fuego y no veo na…. En ese entonces, me fijo en el grupo de personas que estaban parados en una esquina muertos de risa. El famoso fuego, fue una chispa que comenzó a botar una de las lámparas del techo, la cual terminó inmediatamente tumbaron los brakers, cosa que no pudo darse cuenta la señora que entro a avisarme, porque salió despavorida e histerica al instante.

Y asi fue, aunque sea por cinco segunos, pero tuve mi momento de Super Héroe. Sinceramente nunca creí que reaccionara de esa manera en momentos de emergencia, como dicen el momento lo define todo. Por lo menos ya sé que tengo las agallas y la frialdad para pensar y actuar en momentos de emergencia.