Clavado Impresionante

En una de las tantas conferencias en hoteles en la que me toco asistir en mi antiguo trabajo, una de las coordinadoras del evento lo terminó a propósito a medio día cuando en realidad tenia que terminar a las 5 de la tarde. ¿La razón?, pues quería darse su chapuzoncito en la piscina, así que yo me vi obligado a recoger todos los equipos (laptos, proyectores, etc.) y luego ir a la habitación, ponerme mis baggies y coger con la toalla para la piscina (de verdad que fue un sacrifico muy grande).

Lo jevi fue que los que estaban en el evento y se quedaron se fueron para la playa, así que yo me quede chillin en la piscina echándole el ojo a unas gringas que estaban ahí, y haciendo coro en el bar de la piscina con un boricua que se estaba quedando en el hotel. En una llega una tremenda rubia y se sienta a tomar el sol, así que yo en mi afán de hacerme ver, salgo de la piscina y comienzo a caminar, pero la tipa nada de mirar.
De repente, se me ocurrió ir corriendo y tirarme de clavado en la piscina, así lo hice. Caí justamente a mitad de la piscina, y seguí nadando por debajo, hasta llegar hasta al otro extremo. Cuando salgo a la superficie, pude notar que la rubia me estaba mirando, pero también veo que los que estaban alrededor de ella también lo hacían, así que noté que habría logrado mi objetivo y llamar la atención.

Cuando miro a los lados, veo también que otros me están viendo, y algunos señalando a la piscina. Cuando me volteo completamente, veo a mis baggies flotando en el mismo centro de la piscina; se me olvido calcular que había rebajado par de libritas y me quedaba un poco flojo. Como ya yo estoy acostumbrado a pasar por momentos vergonzosos, con el mismo swing nadé hacia el centro, recogí mis baggies, me los puse, y arranqué para el bar.

Eso sí, mas nunca me volví a sentir hasta que llegó la hora de irnos, suerte que la gente con la que yo andaba no se dio cuenta, porque ahí la vergüenza hubiese sido el doble. A mi ta bueno que me pase, por allantoso.

Baywatch

Estaba de vacaciones con mi padre en Miami visitando unos primos, y entre los recorridos que hicimos por el estado estuvo incluido un paseo por la ciudad de Daytona (ciudad donde se hacen las famosas carreras de autos) y por supuesto un pasadía en Daytona Beach. La playa es muy extensa y bonita, con arena blanca.

Desde que llegamos, mi primo y yo arrancamos para el agua, y algo curioso es que habíamos caminado como algunos 20 o 50 metros (no recuerdo bien) y el agua aun nos daba por la cintura. En ese momento comenzamos a jugar como que yo estaba simulando que me estaba ahogando (baina de muchachos).

Caminando y caminando agua adentro, de repente me encontré como con un hoyo y caí profundamente sin lograr tocar fondo. Logré sacar la cabeza a la superficie con dificultad para tomar aire y decirle a mi primo que me estaba ahogando (lógicamente, el lo cogió a chercha). Vuelvo y me hundo, y cuando logro sacar la cabeza la segunda vez, no se de donde salio un tipo con una baina roja como de plástico, me la puso sobre el pecho y nos dirigimos hacia la orilla.

Cuando caigo bien en cuenta, era un salvavidas muy parecido a los de baywatch con sus bermudas rojas y la baina roja esa que se enganchan para nadar (aun no se como ese tipo nado como 70 metros en menos de 10 segundos). Cuando estamos llegando a la orilla, veo que hay dos camionetas de esas amarillas, una ambulancia y un equipo de paramedicos con una camilla, una cuestion de dar respiración artificial y una unidad de electro choques esperando por mí.

Cuando yo vi todo ese aparataje, me le safe al tipo y le dije “I’m OK, I’m OK”. Luego del susto, un boche del salvavidas y una prohibición de volver a entrar al agua; me senté en la arena a meditar mientras veia las camionetas y la ambulancia marcharse, y entonces pensé “Mira todo eso, ¿y si hubiera sido en Boca Chica?“.