Open Your Eyes

Abrí los ojos, mire alrededor y estaba un poco confuso; comencé a mirar más tranquilamente y entonces reconocí el lugar: estaba en el parque independencia, justamente en la puerta del conde. Había algo extraño, y es que las personas eran diferentes; vestían raro, tenían peinados raros y parecían marchar en forma de protesta. De pronto llegaron unos militares y abrieron fuego, asustado corrí como nunca lo había hecho, y ya a salvo me detengo a tomar aire tratando de asimilar lo que me estaba sucediendo, cuando de pronto ve un diario, supuestamente del día de hoy, con fecha del 19 de marzo de 1977.

No sé como llegue hasta acá, me encontraba a 30 años atrás de mi época, incluso 5 años antes de mi nacimiento. Con dificultad, recordé la dirección que me había dicho mi madre donde vivía en esa época, aun no me queda bien claro como lo hice pero llegue justamente hasta la casa. Toco la puerta y me abre una de mis tías, que vivía con mis padres en aquel entonces, pregunto por ella y momentos después la veo, mucho más delgada, joven y radiante.

Me identifico con mi nombre, no me atreví a explicarle lo que me estaba sucediendo, pero me vio muy nervioso y asustado, y pienso que algo en su instinto le dijo que yo necesitaba ayuda. Ella me ofrece un vaso de agua, y mientras se dirige a la cocina escucho a unos niños jugando en la otra habitación. Cuando me asomo, me quedo sin palabras, pues veo a mis hermanos mayores jugando: los mellizos con 5 años y Samir de 1, noté el gran parecido que tiene mi hijo a su tío con esa edad.

Llega mi madre, me ve junto con sus hijos y me mira como si notara mi rostro de manera familiar, pregunto por su esposo, mi padre, me hace tanta falta y hace tanto que no lo veo en sueños que sentí tremendas ganas de verlo, en eso momento abren la puerta, escucho su tradicional silbido, me dirijo a la puerta pero veo una gran luz que molesta mi rostro y lo cubro.

Luego de ahí, lo que recuerdo es mi celular sonando anunciando que es otro día de trabajo, miro alrededor y me encuentro en mi habitación, al lado mi esposa y al otro extremo la cuna del niño. Entonces comprendí, todo fue un sueño, pero aun no logro entender su significado, y me ha dejado muy intrigado, sobre todo el por qué no pude volver a verlo a él, ni siquiera en sueños.