Sala de Espera Para Esposos

El pasado sábado me tocó llevar a mami, a una amiga de ella y a mi esposa a una tienda por departamentos para comprar unos ganchos para una cortina, pero al ver la dimensión de la tienda mas el factor de que andaban 3 mujeres, me imaginé que iban a ver la tienda completita aunque solamente iban a comprar gancho de cortinas, y así fue.

Para yo no desesperarme y para que no me dolieran los pies, decidí esperar en el parqueo dentro del vehículo escuchando música y dejarlas que ellas anden libremente en sus aguas sin aguantar mi carometro. Como a los 45 minutos de espera y luego de un CD de Alejandro Sanz y 3 manos de tetris en el celular, se me prendió el bombillo y pensé: ¿Por qué no una sala de espera para los esposos?.

De repente se me ocurrió la idea, y se la voy a hacer llegar a los establecimientos de manera gratuita: “Husbands Room”. Esta sala será mas o menos como un sport bar con las siguientes características: 3 televisores plasma, uno con la pelota local, otro con NBA o baseball de grandes ligas, y otro con carreras de F1; música bien para ambientar el lugar; un mini bar que sirva cervezas o tragos; muchachonas con no mas de 25 años y de buena presencia para atender a los clientes; la sala será cerrada, no tendrá vista desde fuera y no se le permitirá la entrada a las esposas; deberá tener una 3ra pantalla indicando cuales clientes están en caja para que usted llegue justo a tiempo antes de que su mujer pague, y no caiga en el gancho de dejarla sola comprando.

Esto es mas o menos un concepto que pienso presentar personalmente a las grandes tiendas por departamentos, super mercados, hiper mercados y grandes plazas, con la motivación de que los maridos llevaran mas placenteramente a sus esposas de compras y ellas se sentirán libre de comprar sin un marido harto de ver 20 mil cosas que hacen lo mismo de las cuales no ve diferencias mientras sus esposas comparan. Todavía lo que se consuma dentro del “Husbands Room” está sujeto a discusión, aunque debería ser gratis, podemos llegar al acuerdo de descuentos en bebidas según el monto de la compra.

¿Quién se anima a apoyarme?